DEJÓ EL FÚTBOL Y SE HIZO EMPRENDEDOR: HOY PRODUCE LOS MATES QUE LA SELECCIÓN LLEVÓ A QATAR

A un toque

Written by:

Views: 742

Por Santiago Tuñez

Corría detrás de un sueño. Una ambición. Había regresado de Italia, tras jugar en el Abano Calcio, de la Serie D, y se entrenaba con la reserva de Argentinos Juniors en busca de encontrar un nuevo club. Detrás había dejado, también, sus tiempos en Ferro, donde llegó a practicar con el plantel de Primera, y en Rampla de Uruguay. Y de pronto, en la charla con un compañero, Gian Franco Gargini inició un emprendimiento como ingreso extra en su economía. Ese emprendimiento que, cuatro años y medio después, acompaña a la Selección en el Mundial de Qatar.

El ex futbolista, de 26 años, se encuentra al frente de Matesur, una pequeña y mediana empresa dedicada a producir y comercializar mates de tipo ‘imperial’, ‘camionero’ y ‘torpedo’. Y su historia asoma en este 30 de noviembre, cuando se celebra el Día Nacional del Mate. “Con el diario del lunes, siento que me reconvertí. Pero, al principio del proyecto, no lo veía de esa manera. Siempre jugué pensando en lo económico, más allá de que me gustaba y era lo que soñaba. Buscaba hacer una diferencia y, si no se daba, sabía que debía tener un plan paralelo. No iba a estar pichuleando, y esa fue otra las razones que me llevó a dejar el fútbol”, cuenta.

Las ventas, recuerda Gargini, comenzaron a crecer más rápido de lo que imaginaba. El público demandaba los mates producidos en calabaza brasileña y con una boca más ancha a la que se acostumbra en el país, con detalles estéticos como forros de cuero y aplicaciones de plata o alpaca. Y en octubre de 2019, hubo una escena que potenció el desarrollo del emprendimiento. “Víctor Ayala era muy buen cliente nuestro y, cuando Maradona llegó como DT a Gimnasia, hablamos de la posibilidad de regalarle un mate. La repercusión de Diego con un mate nuestro fue muy buena. Eso nos dio un prestigio que otros no tienen”, dice.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Matesur® (@matessur)

Con el tiempo, otros personajes del mundo del fútbol sumaron los productos de este emprendimiento. Entre ellos, Marcelo Gallardo, Papu Gómez, el Oso Pratto, Julio Buffarini, Esteban Andrada y Mateo Musacchio. Incluso, los mates que en la actualidad rondan entre $4.800 y $45.000 cruzaron el océano Atlántico y llegaron a las manos del arquero italiano Gigio Donnarumma (compañero de Messi en el PSG). A esa altura, Gargini se había especializado en el sector. “De entrada, fue mucha prueba y error. Trabajo con proveedores, artesanos y orfebres. Lo que me diferencia del resto es darle espacio al orfebre, porque no es lo mismo que el artesano. El orfebre es más técnico en su tarea”, explica el ex jugador nacido en Trelew.

A mediados del año pasado, en las concentraciones previas para la Copa América de Brasil, llegó otro momento que impactó en la historia de Gargini y su pyme. “Ya veníamos teniendo contacto con jugadores de la Selección cuando venían a jugar por las Eliminatorias. Nos habían comprado, por ejemplo, Nahuel Molina y Cuti Romero. Y un día me escribió el Papu Gómez, que es cliente nuestro desde la época en que estaba en el Atalanta. Hizo un pedido y, después, volvió a escribirme de parte de más de diez jugadores de la Selección, entre ellos Di María, Otamendi y Marcos Acuña”, señala.

Gian Franco Gargini, con la camiseta de Messi firmada por los jugadores de la Selección, luego de la Copa América 2021.

La respuesta, afirma Gargini, llegó enseguida. “Ahí salió de mi parte la idea de hacerles una atención a otros jugadores del plantel. Queríamos entregarles nuestros productos a Messi y el Kun Agüero y que les llegaran. La única condición era conseguir dos camisetas de Lionel firmadas”, comenta al recordar aquellos días intensos. Y sigue en su relato: “En una semana pusimos manos a la obra, cerramos los talleres, porque eran mates imperiales bien trabajados, personalizados, uno por uno. Al final, hicimos más de 30 en cinco días, se los entregamos y hubo gran repercusión en las redes: algunos subieron fotos a sus redes, otros nos agradecieron… Y apenas pasó eso, nos llegaron un montón de pedidos”.

Esos productos, aporta Gargini, también están hoy junto a la Selección en Qatar. “Sabemos que hay jugadores a los que les quedó el mate de la Copa América. Marcos Acuña y Chiqui Tapia nos hicieron pedidos antes de viajar al Mundial. Lo mismo Enzo Fernández antes de irse al Benfica. Él nos viene comprando desde que estaba en River”, recuerda y bromea: “Somos medio cábala, je”.

Lejos de sus tiempos de futbolista, Gargini enfoca toda su energía en el emprendimiento, con el que hace cuatro meses dio un nuevo paso y lanzó su propia marca de yerba. “Fue un desarrollo de un año y medio de trabajo, en conjunto con una sommelier, y de conseguir un proveedor que tuviera la misma ideología que nosotros. Es una yerba de categoría despalada, de molienda fina, estilo uruguayo, pero hecha en la Argentina”, asegura. Y luego concluye: “Siempre tuve una personalidad emprendedora y de querer hacer cosas. Mientras jugaba al fútbol iba a la universidad, porque sabía que uno puede dedicarse a esa carrera por diez o 15 años, pero después hay que vivir de algo más”.

*El artículo fue publicado por el autor del 30 de noviembre de 2022 en el diario Crónica

Comments are closed.