Literatura hecha pelota

Literatura hecha pelota

Algo sabía, Osvaldo Soriano. Sabía de La Patagonia, de letras y de fútbol, entre otras cosas. Su prosa y los destinos del cuero redondo se unían en sus columnas de Página 12. Y aquel martes 31 de agosto de 1993 activó las alarmas. Escribió en la contratapa del diario: «Como los colombianos tienen mucha diferencia de goles, hay que salir a ganar. Ahora bien, esta película está muy vista; ataque, desesperación, contragolpe del gordo Valenciano y pasaje para Australia (…) Si alguien está conforme con lo hecho el domingo es porque tiene ganas de comprobar si de verdad Indiana Jones es el goleador de Australia». Continue Reading

Written by:

Views: 2523

Read More

Literatura hecha pelota

Por Marcos Villalobo (@MJVillalobo)

-Yo no soy Maradona.
-¿Qué?
-No soy Maradona. No sé qué pasa, yo soy Lionel.
-¿Qué? ¿Diego, qué te pasa?
-No soy el Diego. Soy Lionel, se supone que todavía no nací. No entiendo. ¿Quién sos vos? ¿Dónde estamos?
-Dale, deja de joder, no te hagas el payaso, que hoy tenemos un partido importante. Todo el mundo está hablando del partido.
-¿Contra quién jugamos?
-¡¿Cómo contra quién jugamos?! Estás loco, Diego. Dejá de hacerte el gracioso, pelotudo. ¿Lo llamo a Carlos?
-En serio, no soy Diego; soy Lionel. Continue Reading

Written by:

Views: 546

Read More

#LecturaRecomendadaLiteratura hecha pelota

Por Karina Almada

Cuando se desató la guerra, el Real Ejército Británico convocó a los jóvenes de la isla. Yo me opuse pero Damian estaba dispuesto a acompañar a sus amigos William, Jake y Connor, que se habían reclutado. Continue Reading

Written by:

Views: 1515

Read More

Literatura hecha pelota

Por Eduardo Galeano (*)

En abril de 1997, cayeron acribillados los guerrilleros que ocupaban la embajada de Japón en la ciudad de Lima. Cuando los comandos irrumpieron, y en un relámpago ejecutaron su espectacular carnicería, los guerrilleros estaban jugando al fútbol. El jefe, Néstor Cerpa Cartolini, murió vistiendo los colores del Alianza, el club de sus amores.

Continue Reading

Written by:

Views: 3215

Read More

Literatura hecha pelota

El currículum del irlandés Eamon Dunphy indica que jugó en Millwall, Charlton Athletic y Reading, entre otros equipos de Inglaterra. Incluso, disputó 27 partidos en la selección de su país entre 1965 y 1971. Sin embargo, tenía más facilidad con las palabras que con la pelota. Lo demostró con sus columnas futboleras en los diarios Sunday Tribune y Sunday Independent. Y también, en las páginas de varios libros, entre ellos la biografía del ex volante Roy Keane y la historia de la banda U2. Continue Reading

Written by:

Views: 806

Read More

Literatura hecha pelota

Por Alejandro Duchini (@aleduchini)

Es viernes 5 de diciembre de 2020. Hace poco más de una semana que murió Diego Maradona. Me contacto con César Pérez. Ahora es el propietario de la primera casa que tuvo Maradona en Capital Federal. Es la que le dio Argentinos Juniors en 1978 como parte de pago. En 2008 la compró su padre, Alberto, dirigente de aquellos tiempos y que figura como referente del club en la firma del contrato. Cuando se fue Diego de ahí, a fines de 1980, vendió la casa a una familia de apellido Almeida, que a su vez la vendió a otra, Grajales, que instaló una fábrica de carteras. La casa, grande y antigua, estaba bastante dañada cuando los Pérez la adquirieron. Continue Reading

Written by:

Views: 1085

Read More

Literatura hecha pelota

Por Osvaldo Soriano *

No sé si alguna vez les tocó seguir un partido por teléfono a 11.000 kilómetros de distancia. Mejor dicho: dos partidos al mismo tiempo. A mí sí, ésta es la segunda vez. Solo en la medianoche de París, encerrado en 40 metros cuadrados, igual que hace 14 años cuando era joven y San Lorenzo se fue al descenso. ¿Cómo festejo el título ahora? ¿Con quién lo comparto? ¿Qué hago ¿Cuelgo las 200 páginas de la novela y me voy a terminar la noche a Pigalle? Continue Reading

Written by:

Views: 2287

Read More

Literatura hecha pelota

Por Marcos Javier Villalobo (@mjvillalobo)

[dropcap]R[/dropcap]ecuerdo ese instante. Parecía tan decadente, me sentía afligido, y ahora no puedo comprender haberme sentido de tal forma. Para mi es una añeja anécdota.

Aunque el desenlace fue tan raro que me dolió.

Se coronó con lágrimas, sí, fue así; y también con dos vasos de vino tinto puro. No tengo remordimientos, es por eso que lo cuento. Continue Reading

Written by:

Views: 2517

Read More