LAS 10 DEL 10 (BY BOCHINI)

Las 10 del 10

Written by:

Views: 419

Por Santiago Tuñez

“Pequeño y ligero, dominaba el arte de la conducción y el regate. Se decía que no lo obsesionaba el gol (…) A su lado pasaron figuras como Bertoni, Burruchaga y el uruguayo Alzamendi. Todos se aprovecharon de su toque, de la pasmosa facilidad de un jugador que inevitablemente encontraba las rendijas en la defensa para filtrar pases decisivos. Lo hacía con suavidad y buen gusto, con tanta delicadeza en los pases como en sus goles, que no rompían la red, la acariciaban”.

Santiago Segurola, una de las mejores teclas del periodismo hispano, definió con esas palabras a Ricardo Bochini. El tótem de Independiente cuya fidelidad tuvo recompensa: el premio One Club Man. La distinción que Athletic de Bilbao entrega a los futbolistas que jugaron en un solo club, como el Bocha en el Rojo. “No hay dinero que pague el orgullo que tengo por haber jugado casi 20 años en Independiente y seguir recibiendo el cariño de la gente”, aseguró en el homenaje.

La vida futbolera de Bochini tuvo las pinceladas del club de Avellaneda, donde debutó en junio de 1972 y dijo adiós en mayo de 1991. Fueron 19 temporadas ininterrumpidas, en las que dejó recuerdos y cifras impactantes. Jugó 714 partidos y logró 13 títulos, entre ellos cuatro Copa Libertadores (1973, 1974, 1975 y 1984) y dos Intercontinental (1973 y 1984). A los 68 años, fue ovacionado en San Mamés y se convirtió en el primer sudamericano en recibir un premio que también resalta otros valores, como lealtad, compromiso, responsabilidad, deportividad y respeto. Nada más. Nada menos.

https://twitter.com/AthleticClub/status/1522946454163267585?cxt=HHwWgoC9xeXuy6IqAAAA

Aquí, un repaso por las frases célebres del Bocha. El hombre que se hizo bandera y estadio. El personaje que simbolizó un estilo de juego y asistencias quirúrgicas. Y como pocas leyendas del fútbol, también se transformó en verbo. Pasen y lean las 10 del 10.

“Nunca me arrepentí de haber vestido tan sólo la camiseta de Independiente, quise jugar toda mi vida en ese club”.

“Podría haber jugado tranquilamente en Europa. Acá me marcaban jugadores que sabían mucho, como Passarella y Mouzo, y me iba bastante bien”.

“El Nacional del 77 que ganamos con Independiente no se va a olvidar jamás. Uno de los mejores campeonatos que logramos con el club. Para nosotros y todos los hinchas fue una hazaña, es muy difícil lograr lo que conseguimos porque teníamos todo en contra”.

Bochini y Maradona, juntos en el Mundial ’86. El 10 del Rojo ingresó en el cierre contra Bélgica y tiró una pared con Diego.

“Cuando entré contra Bélgica, en el Mundial’86, lo primero que hizo Maradona fue buscarme, darme la pelota y poder hacer una pared. Siempre dijo que su sueño era jugar un Mundial y que yo estuviera dentro de la cancha”.

“Me respetan porque yo nunca cargué a nadie. Siempre hacía un gol o hacía hacer un gol y me abrazaba con mis compañeros y festejábamos, pero nunca fui de ir a cargar a la hinchada contraria ni al rival. Mi interés era ganar los partidos y si le hacía un túnel al contrario, o una pisada, era porque era el único recurso que me quedaba”.

“Yo elegí vestir esta camiseta. En mi época no se hacía mucha diferencia económica con una transferencia, y como Independiente siempre me pagó bien, preferí seguir porque era el mejor club de Sudamérica, por delante de River, Boca y los equipos brasileños”.

“Bochinear es jugar para divertirse y que los que vayan a verte también se diviertan y pasen un lindo momento. Que la gente disfrute lo que uno hace dentro de la cancha. Bochinear es hacer algo por el espectáculo, por el bien del fútbol, de los hinchas y de su alegría, que es lo que uno siempre intentó hacer”.

“Con Bertoni nos cansamos de tirar paredes. Nos conocimos en la Selección Juvenil que iba a Cannes, cuando él estaba todavía en Quilmes, y seguimos hasta 1977. Si se hubiera quedado en Independiente, habríamos ganado 20 campeonatos”.

“Yo me destacaba en el último pase. Ahora no miran el último pase, patean por encima de un jugador. Yo siempre veía a un jugador solo para hacer el último pase”.

“Como acción individual, mi mejor gol fue contra Peñarol por la semifinal de la Copa Libertadores ’76: eludí a 6 jugadores y al arquero. Como colectiva, el gol contra Juventus, en 1973”.

 

 

Comments are closed.