Que se queden todos

A un toque

Written by:

Views: 770

Elegida como primera presidenta de Brasil por el 56% de los votos, Dilma Rousseff prometió seguir con el modelo de Lula da Silva. Y uno de sus primeros gestos de continuidad apuntará al mundo futbolero. Allí, ratificará las medidas de la actual gestión para que los equipos puedan retener a las nuevas joyas. “El Gobierno ya desarrolla políticas públicas para garantizarle un espacio institucional y económico favorable a la solidez y a la sustentabilidad de los clubes brasileños, lo que les permitirá tener condiciones de mantener a los grandes talentos del fútbol brasileño”, afirmó Rousseff en una entrevista con el diario deportivo Lance.
Esas medidas, según la presidenta electa, serán profundizadas con la creación de la Secretaría Nacional del Fútbol y Defensa del Hincha, responsable de todas las políticas vinculadas a este deporte. ¿Cuáles serán las funciones de este organismo? “Invertir en la valorización del fútbol femenino para que pueda ser hegemónico a nivel mundial como el masculino; profundizar las acciones para garantizar la seguridad y la comodidad en los estadios, e implantar las medidas del ya aprobado Estatuto del Hincha”, explicó Rousseff en el reportaje.
Las palabras de Rousseff se conocieron horas después de que dos ex cracks brasileños exigieran mayor transparencia en los actos del próximo gobierno, y un aumento en las inversiones de educación y salud. “Quiero que la nueva Presidenta no esté metida en escándalos y que gobierne para los intereses del pueblo, no de personas de su confianza”, pidió Zico, ídolo histórico de Flamengo y la Seleçao, en una clara crítica a Lula. Y el mismo reclamo planteó Sócrates, otro referente ochentoso del fútbol brasileño: “La sensación es que todo va a continuar como está: beneficios para la elite económica y política, y nada para el pueblo. Es preciso llevar educación y salud más en serio”.

Comments are closed.