La obsesión de siempre

A un toque

Written by:

Views: 1099

-¿Una meta?
-Ganar muchos títulos.
-Ganar le gusta mucho…
-Cuando ganás, estás contento; cuando perdés, estás siempre mal y pasás el tiempo pensando dónde y cómo has fallado. A mí nunca me gustó nada perder, desde bien chiquito.
-¿Un sueño?
-Ser campeón del mundo con la Argentina.

La última respuesta, a cargo de Lionel Messi, fue certera. Una definición de honestidad brutal. La soltó hace seis años, en una entrevista con el periodista italiano Luca Caioli, para su biografía El niño que no podía crecer. Y en este tiempo, la Pulga convivió con esa obsesión en su envase de 1,69 metro. Fue un coleccionista de éxitos con Barcelona, en el que festejó -entre otros títulos- seis ligas de España, tres Champions League y dos mundiales de Clubes. Es más, la temporada 2012-13 lo encontró como un gran perforador de redes, con 91 goles en total, un hito en la historia del fútbol. Y el Balón de Oro llegó a sus manos cuatro veces consecutivas (2009-2012). Sin embargo, la fantasía de lograr un Mundial, vestido de celeste y blanco, sigue alojada en su inconsciente. Late todo el tiempo. Ni siquiera le quitaron intensidad el Mundial Sub 20 conseguido en 2005 y la medalla de oro obtenida en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Messi sueña un sueño posible. La fecha, y su ilusión, dan vueltas y vueltas. Domingo 13 de julio de 2014. El día que, en el pensamiento de Messi, puede ser un gran día.

Messi sueña con levantar la Copa en el Maracaná. Foto de Ian Walton/Getty Images South America / Vía Zimbio.

Messi sueña con levantar la Copa en el Maracaná. Foto de Ian Walton/Getty Images South America / Vía Zimbio.

Comments are closed.