Juego limpio

A un toque

Written by:

Views: 798

Lo dijo Alejandro Sabella, después del triunfo contra Suecia en Estocolmo: “El día que perdamos la humildad, estaremos poniendo un ladrillo para la creación del edificio de nuestro fracaso”. Y esa frase tiene derechos de autor. Pertenece a Mahatma Gandhi, el líder de la independencia de India y un personaje de perfil futbolero. Así es, su corazón galopaba con el recorrido de la pelota y ese sentimiento lo llevó a ser secretario de un club en Durban. Es más, cuentan los historiadores que el interés hindú por el fútbol nació con su propio líder. “Aunque nunca lo practicó de manera seria, se tomó el fútbol a pecho, incluso anteponiéndolo al cricket o al ciclismo. sus otras pasiones deportivas”, recordó Bongani Sithole, guía oficial de la comuna de Phoenix, establecida por Gandhi cerca de Durban. Y en esa pasión, Gandhi vio algo más que un juego, tal como resumió Poobdan Govindasamy, presidente de la Asociación de Fútbol Sala de Sudáfrica: “Lo que le fascinaba a Gandhi era la idea que tenía sobre la nobleza del fútbol. Claro que valoraba su capacidad para atraer grandes masas, pero sería un error creer que el fútbol era sólo una plataforma de comunicación para Gandhi. Era una de sus pasiones personales y una de las formas en las que podía encontrar paz espiritual”.

Gandhi

Comments are closed.