“HOY EN DÍA EL ESTILO DEL BARCELONA ES ALGO MÁS QUE LA IDEA DE RINUS MICHELS”

Mano a Mano

Written by:

Views: 341

Por Santiago Tuñez

El pensamiento futbolero conecta al Barcelona con los entrenadores holandeses. Y enseguida, Johan Cruyff, Louis Van Gaal, Frank Rijkaard y Ronald Koeman asoman en la lista de nombres. Hay un personaje que no se menciona en el repaso y, sin embargo, marcó el principio de esa línea evolutiva. Llevó una doctrina de juego que hoy es un tatuaje persistente en la piel del club blaugrana. Del rescate de su obra y su desarrollo en el tiempo se encarga el periodista Francisco Javier Roldán, autor del libro Rinus Michels, la escuela holandesa llega al Barça.

“Michels firmó con el Barcelona en 1971, recién salido campeón de Europa con el primer gran Ajax de la historia. El presidente era Agustí Montal, que había asumido dos años antes y de entrada fichó Vic Buckingham, que también había dirigido al Ajax y hecho debutar a Cruyff”, cuenta Roldán en una entrevista con De Fútbol Somos. “Todo apunta que, desde el principio, el objetivo era Cruyff, que ya había alcanzado la final de la Copa de Europa en 1969 y se veía como el sucesor de Bobby Charlton a nivel de mejor jugador continental. Y en 1973, Montal logró que se abriese el mercado de futbolistas extranjeros y lo contrató con la mediación de ambos DT. Fue una operación dificilísima con la Federación de los Países Bajos, porque Johan ya era tres veces Balón de Oro y se trató casi de un problema de Estado”, agrega el redactor de fútbol histórico en el diario El Confidencial.

-¿Y qué cambió en lo que era la identidad futbolística del club hasta ese momento?
-Lo que trajeron Buckingham, Michels, Cruyff, y también Laureano Ruiz en las inferiores, fue una voluntad inquebrantable por el fútbol de combinación y ofensivo, priorizando la técnica y la posesión del balón.  Impulsados por Laureano, y con reuniones periódicas entre los distintos técnicos del club, con Michels a la cabeza, estructuraron las inferiores para que todos los equipos entrenasen el mismo estilo de juego y se apostase por jugadores técnicos. Sólo que con la salida de los holandeses del Barça a final de la década, sin haber conseguido títulos, y también la de Laureano, se descuidó un poco todo esto. Hasta que llegó Cruyff de entrenador, la cosa no volvió a la idea primaria, tanto del estilo de juego como del trato y los objetivos de la cantera, todo dirigido por él mismo. Por suerte, Cruyff ganó y el éxito posibilitó que todo se asentase.

-¿Cuáles fueron las principales innovaciones que hizo Michels en estilos y sistemas de juego?
-El estilo de juego de la escuela holandesa que surgió en los ’60 fue el de ocupar el campo posicionalmente, pero potenciando el intercambio de futbolistas en puestos y roles. “Todos atacan y todos defienden, todos hacen de todo (acciones técnicas)”, era la máxima repetida por Michels. Esto hoy se ve normal, pero antes no era así, y es la esencia de lo que se conoce como Fútbol Total. La escuela holandesa trataba de ocupar bien el campo, tener el balón, construir desde el fondo, pretender atacar desde cualquier lado, tanto en posesión como en contragolpe, como a través de pases cortos como largos a los espacios libres; de atacar por los costados y rápido, de defender hacia delante y de manera insistente, por lo que la preparación física era muy importante también. En resumen, un fútbol basado en la técnica, posesión del balón, ofensivo y abierto, pero también muy comprometido en labores defensivas. Estético pero eficaz, nada de malabaristas ni romanticismos.

-En sus dos etapas como entrenador del club, Michels coincidió con Cruyff como jugador. ¿Esto lo ayudó a potenciar su idea futbolística?
-Cruyff era el eje de todo el equipo de Michels en los ’60 y los ’70. Era un líder, algo que el entrenador consideraba importante para ganar, pero además entendía el juego grupal como pocos y era el mejor futbolista del mundo, por lo que Michels lo dejaba interpretar los partidos a su antojo, sabiendo que no lo defraudaría. Digamos que la manera de aprovechar a Cruyff era dejarlo hacer, y Michels era inteligente y se lo concedía, porque Johan le devolvía victorias sin mermar su idea de juego grupal. Entonces, Rinus potenciaba las consignas grupales a su alrededor en unos jugadores -los holandeses- muy dotados tanto para asumir sus funciones tácticas como para crear cuando llegaba el caso. Estas personalidades estaban relacionadas con la sociedad holandesa de la época, algo que quizá a Michels le faltó en España para que su equipo funcionase igual de bien.

https://twitter.com/FCBarcelona/status/1374677376475525123

-¿Qué recursos de la escuela holandesa tomó Cruyff en sus ocho años como DT del Barcelona? ¿Y cuáles considerás que sumó?
-El fútbol del Barça de Cruyff es un reflejo fiel de la escuela holandesa y Johan le agregó cosas. Por ejemplo la figura del 4, que era un mediocentro posicional, un centrocampista, cuando antes, con Michels, eran cuatro defensores que algunos se incorporaban al centro del campo sobre la marcha, según demandase el juego. Esto fue sobre la marcha, ya que en su Ajax jugaba con Rijkaard y Winter como líbero y central que se incorporaban, y en el Barça pretendió hacer algo parecido al inicio. Al final, del 4-3-3 móvil, Cruyff pasó a un 3-4-3 posicional, si hablamos de dibujos para reflejar este caso. Le dio más posicionalidad al equipo y le restó cosas como el empleo habitual del pressing hacia delante con la trampa del fuera de juego que tan bien le fue a Michels. O también limitó las conducciones en favor del control y pase. Pero, en general, de la esencia Cruyff mantuvo casi todo.

-¿Por ejemplo?
-Juego de técnica, ras de césped, pase corto, medio y largo sin rifarla, posesión, estilo ofensivo, por los extremos, con la zaga adelantada, con saltos de los marcadores sobre sus rivales en patrón combinado (con líberos, marcas al hombre o marcaje mixto), improvisación de los jugadores talentosos, como Laudrup desde el falso 9 “a lo Cruyff”, con delanteros partiendo desde los extremos, como Lineker, Stoichkov o Salinas, que es algo que también hacía Michels… En fin, matizó la idea adecuándola a su ingenio, porque Johan entendía el juego mejor que Michels y que el resto, y a los tiempos, ya que muchas innovaciones fueron tras estudiar los esquemas o los puntos fuertes y débiles de sus rivales; por ejemplo, el citado 3-4-3.

-¿De qué forma definirías el estilo Barça de sello holandés? ¿Qué perfil de técnico necesita y cuáles son las ideas que no se negocian?
-Hoy en día el estilo-Barça es algo más que lo de Michels, porque se entiende más desde Guardiola, evolución ya de Michels, Cruyff y Van Gaal. Hablo del respeto a la posición en el campo de los jugadores, los roles de cada uno, el avance en grupo, el trabajo de estudio antes de jugar, la mecánica de movimientos entrenada… Por tanto, creo que no todos los entrenadores neerlandeses son adecuados. Quizás lo sea más para el Barça el alemán Tuchel, que comparte más conceptos con Guardiola, que el holandés Ten Hagh, cuya propuesta de movilidad acaso recuerda más a la de Michels, siempre salvando las distancias temporales. Y es todo porque, desde que lo entrenase Cruyff, la estructura del Barça hasta las inferiores insiste en trabajar de manera unitaria la posición y la posesión, ambas igual de importantes. Esto me lo confirmaron canteranos de la época de Van Gaal, Rijkaard, Guardiola y Luis Enrique a los que tuve la suerte de conocer, no es que lo diga yo.

-¿Es lo mismo hablar de Cruyff, Van Gaal, Rijkaard o Guardiola que hacerlo, por ejemplo, de Ronald Koeman? ¿Todos siguen la misma doctrina o hay diferencias centrales entre ellos?
-La esencia del juego de posesión y ofensivo sigue siendo de escuela holandesa en todos esos entrenadores: ir hacia delante en ataque y defensa, adelantar las líneas y ser valiente, no jugar al repliegue y al contraataque, ni al balón aéreo largo para buscar la segunda jugada; querer la pelota, abrir el campo y atacar por los extremos… Las diferencias entre esos técnicos pasan por ser las acordes a los tiempos, ya que no es lo mismo hablar de los conceptos de Rijkaard que de los de Cruyff, por ejemplo, en la marcación. Ni de Rijkaard comparado con los actuales, por ejemplo, en las presiones intensivas altas. También las diferencias propias del talento de cada uno, que los hace trabajar mejor o peor a sus equipos. Y podemos decir que las de corte dogmático-posicional…

Koeman y Rijkaard, dos de los entrenadores de la escuela holandesa del Barcelona. Foto de Jasper Juinen/ Getty Images Sport / vía Zimbio.

-¿Cómo explicarías este punto?
-Guardiola busca siempre jugadores acordes a su estilo. Si no los tiene, trata de educar a los suyos, opta porque salgan o trae nuevos a priori más adecuados, aunque el nivel sea menor. Digamos que la idea está por encima de los jugadores. No quiere decir que no aproveche los talentos, sino que éstos no pueden estar por encima de las exigencias que conlleva su idea de juego, que incluye las características de los futbolistas, sus papeles a desarrollar, sus personalidades o, incluso, los esquemas del equipo. Los talentos sólo son válidos si van en concordancia con el plan, que es la idea superior. De hecho, Guardiola no se preocupó de intentar recuperar a Ronaldinho o prescindió luego de Zlatan, porque el equipo no podía jugar para él, como demandaba el fútbol del crack sueco. Todo por potenciar el juego solidario de puro conjunto.

-¿Y en los casos de Cruyff, Van Gaal y Koeman?
-En este sentido, Cruyff echó a Lineker por no adecuarse a su idea de que partiera desde la posición de extremo, pese a saber que su sustituto sería de menor nivel individual. Van Gaal sumió a Rivaldo a lo que él consideraba que era una necesidad en su equipo: un extremo izquierdo comprometido en lo posicional y en la táctica defensa. Koeman no es así. Él tiene el gen neerlandés, y a los buenos equipos los hace jugar hacia delante. Pero si va entrenar a la Premier League podés verlo proponer que sus equipos jueguen un fútbol a la británica, o si llega a un equipo con Messi u otro crack central no le cuesta adecuar el resto a las virtudes de la estrella. Estudia lo que tiene y aplica un plan al respecto de manera flexible. Es más amoldable en aspectos así.

https://twitter.com/LIBRO_FUTBOL/status/1362402572049465346

-Después de formarse en La Masía, y de haber sido dirigido por Rijkaard y Guardiola, ¿qué aporte de la escuela holandesa encontrás en el juego de Messi?
-Cuando era joven, Messi tuvo que limitar sus acciones a una zona concreta del campo por la posicionalidad del equipo. Esto no concordaba con su naturaleza argentina y sus virtudes con el balón, que lo hacían quererlo siempre, en todo el campo, y hacer jugar él a sus compañeros, además de resolver los partidos. Gracias a la Masía, a Rijkaard y Guardiola, o Luis Enrique luego, entendió que en el Barça se necesitaba otra cosa y, como es tan inteligente en lo futbolístico, creció siendo uno más del equipo, que en el fondo era el verdadero potencial. En lugar de crecer como Maradona, sólo preocupado de crear, asistir y marcar, entendió que en el Barcelona esa responsabilidad ofensiva ha de ser compartida, y hay otras implicaciones posicionales y defensivas. Ya de veterano, el Barça perdió fuerza como conjunto y él ganó influencia central, volviendo un poco a sus orígenes.

-En definitiva, ¿por qué creés que el Barça convirtió el estilo holandés en su filosofía?
-Lo hizo porque con Cruyff de entrenador ganó todo, algo que nunca había pasado, jugando además un tipo de fútbol que se ve representado en un club que es el principal de Barcelona, a su vez una gran ciudad, importante en España y a nivel europeo. Los catalanes quieren que se juegue un fútbol atractivo, porque en la costa mediterránea siempre han surgido muchos jugadores así, y desde sus inicios están acostumbrados a ello. Es desde Cruyff cuando prácticamente todas las propuestas para el banquillo, algunas más acertadas que otras, han tratado de respetar la filosofía de que el balón tiene que ser del Barça y hay que mirar hacia delante en los partidos. A base de ganar y agradar, han creído que así es como se está más cerca del objetivo último: ganar los campeonatos.

Comments are closed.