Distinto de aquel, pero casi igual

A un toque

Written by:

Views: 828

Un verano italiano de 1990, Juan Cayasso abrió miles de puertas en Costa Rica. Su gol a Escocia, el primero de los Ticos en la historia mundialista, fue un desahogo en las calles de San José y en los 51.000 kilómetros cuadrados del país. “Había algo en el destino. Estaba marcado que yo debía convertir ese gol. Tenía que hacerlo”, recordó el ex futbolista, este año, en el libro Un Picado en el Maracaná. Quizás, Bryan Ruiz debió haber fantaseado con aquel recuerdo antes de cruzarse con Italia. Y al cabo, lo cristalizó con un cabezazo en el primer tiempo. No fue, como hace 24 años, el estreno goleador de Costa Rica en una Copa del Mundo. Sí, un grito tan simbólico como aquella definición cruzada en Génova. Ruiz llevó a Costa Rica, por segunda vez en la historia, a los octavos de final de un Mundial. Se festejó, una vez más, en San José y otras ciudades. La marea roja recorrió todas las calles. Un gol se paseó por varias generaciones. Distinto de aquel, pero casi igual.

Bryan Ruiz festeja su gol contra Italia. Foto Jamie McDonald/Getty Images South America Vía Zimbio

Bryan Ruiz festeja su gol contra Italia. Foto Jamie McDonald/Getty Images South America Vía Zimbio

 

Comments are closed.