Un deja vu

A un toque

Written by:

Views: 702

Iluminados por el juego que exportaron desde Rosario, Lionel Messi y Ever Banega se vieron en Mestalla. Otra vez, en distintos lados del césped. Como en aquellos clásicos de barrio en los 90. La Pulga, talento volcánico de 11 años y con la camiseta de Grandoli sobre su piel. Ever, un año menor y número cinco de Nuevo Horizonte. “Las dos canchas estaban pegadas. Creo que ganábamos más nosotros que ellos”, recordó Messi tiempo atrás en ESPN. “Lio nos pintaba la cara. Con él en el campo, nunca pudimos ganarles”, completó Banega. Y el nuevo duelo personal, esta vez por la Liga española, tuvo el mismo ganador.

Comments are closed.