SIN UN PROPÓSITO GRANDE, NO HAY UNA VICTORIA GRANDE

A un toque

Written by:

Views: 194

En su libro Los 11 poderes del líder, Jorge Valdano ubica a la esperanza en el segundo lugar. Su energía, escribe, es importante para hacer frente a los desafíos y avanzar en la ruta personal. Y a modo de ejemplo, recurre al poema Ítaca, de Konstantino Kavafis, donde se narra el regreso de Ulises a su patria después de la Guerra de Troya. “Si vas a emprender el viaje hacia Ítaca, pide que tu camino sea largo, rico en experiencias, en conocimientos…”, expresa la obra legendaria.

Para el ex futbolista argentino, el poema fechado en 1911 repara en la llegada, la meta. El logro. Y pone énfasis, a su vez, en el propio recorrido. “Desea que sea largo el camino. Que sean muchas las mañanas estivales en que con qué alegría, con qué gozo arribes a puertos nunca antes vistos. Detente en los emporios fenicios, y adquiere mercancías preciosas, nácares y corales, ámbar y ébano, y perfumes sensuales de todo tipo, cuántos más perfumes sensuales puedas. Ve a ciudades de Egipto, a muchas, aprende y aprende de los instruidos”, subrayan los versos escritos por Kavafis.

La ruta, aporta Valdano, debe estar abierta a “todas las experiencias que constituyen la vida”. Y sigue, tras tender puentes entre el poema y el fútbol: “El éxito debe ser consecuencia de un proceso en el que se emplean los mejores recursos y en el cual la acción intenta alcanzar a la esperanza. Siempre hay que tener presente que, sin un propósito grande, no hay una victoria grande”.

Desde este blog surgido hace más de siete años, ese es el deseo para el año que acaba de comenzar. Que la meta sea un buen impulso para la Argentina en el Mundial de Rusia. Y que en su tiempo de juego, Messi y compañía puedan dignificar cada toque y despierten orgullo por el desenlace. ¡Salud!

 

 

Comments are closed.