BARCELONA: LAS CLAVES DE UN DEBUT CON SABOR A POCO EN LA LIGA

A un toque

Written by:

Views: 446

Por Geoff Hernández (@geoffhernandez)

1- Barcelona es una ciudad especial. Sobre todo, cuando se habla de fútbol. O se está en la gloria (Pep Guardiola y Luis Enrique) o se vive directamente en el infierno (Setien y Koeman). Cero analogías con el vaso medio lleno, y esto es algo conocido por Xavi, que gerencia un proyecto cuyas expectativas creadas durante la pretemporada estremecieron hasta al culé más incrédulo. Pero cuando suena el pitazo inicial, todo el ruido que se acordona en las redes sociales y en los despachos queda en un segundo plano. Porque la pelota manda y siempre gobernará en este juego.

2- Andoni Iraola entre semana les aseguró a sus jugadores que tenía claro el mapa con el que harían daño al renovado equipo blaugrana. Y vaya que no se podía saber: “A las espaldas de Jordi Alba”, dijo Iván Balliu en la entrevista pospartido. En el fútbol actual hay un precepto irrefutable. Sin laterales de nivel es muy complejo edificar, y hoy el Barcelona está cojeando tanto por la derecha, como por la izquierda. Especialmente el 3, que es una microtragedia desde hace muchos años.

3- Alba se sostuvo en el pasar de las temporadas como inamovible en el esquema culé gracias a su don ofensivo. Tanto es así, que los momentos más importantes de la temporada anterior fueron con sus goles, y algunas asistencias en instantes críticos, pero este año será distinto. Incluso, me atrevo a decir que está sentenciado. Y la razón es que Xavi no tiene como prioridad la profundidad ofensiva de sus laterales. Prefiere dejar a los wings la responsabilidad de abrir el campo y buscar el uno contra una. Y su salida, al final del partido, es un mensaje claro. Envuelto y metido en la botella de las dudas que tienen los planes a futuro.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de FC Barcelona (@fcbarcelona)

4- Ante el Pumas en el Joan Gamper, el Barcelona salió a destrozar y lo hizo. Más allá del rival, y de lo que representa, fue la actitud y la presión asfixiante que permitió conseguir tres goles en diez minutos. Y contra el Rayo no ocurrió. Porque no debemos confundir la verticalidad casi frenética de Pedri y Gavi intentando buscar siempre a Lewandowski o a los aleros, con una buena presión en bloque que empujase al error de rival. Y si algo supo tener el equipazo de Iraola fue mesura, responsabilidad, y ayuda por las bandas.

5- Pathé Ciss, Isi Palazón y el gigante Stole Dimitrievski fueron el triunvirato donde basó su fe el Rayo. No me permitiré dejar fuera de esta fórmula a los gigantescos Lejeune y Catena, que atormentaron toda la noche a un Robert Lewandowski que se perdió en el mar de confusiones que creó la ofensiva culé. Mérito total para la pizarra de Iraola. No es casualidad que continúe su tiranía en contra del Barcelona.

6- Eric García y Andreas Christensen jugarán muchísimo porque en los ojos del entrenador prima la vitalidad de un pase vertical inicial preciso que pueda conseguir siempre al hombre libre. Y en este rubro, Eric es un escándalo de central. El problema es que esta característica debería ser secundaria en un defensor. Los vientos de cambio y lo volátil del fútbol en estos días obligan a los jugadores a ser casi superhéroes, dar pases perfectos, y corregir en microsegundos errores de los compañeros y del sistema. Pero por más que vendan el nombre del ‘Modelo’, nunca hay que olvidar que el defensor existe para ganar los duelos.

7- Raphinha dejó una pizca de su principal virtud como pelotero: la fe inquebrantable. Intentarlo una y otra vez. Por la izquierda, por la derecha. Centralizándose para darle un poco de oxígeno a Lewandowski. Y aunque los nervios y la ansiedad de quien tiene su primera vez lo ahogaron, presumo que sólo puede haber crecimiento y mejora desde hoy. No puedo evitar seguir viéndole como el Ángel Di María del proyecto Mourinho en el Real Madrid.

8- Con Ousmane Dembélé pasó todo lo opuesto. El viejo y conocido wing regresó, aquel que falla en los controles, que se pierde en el ritmo de partido, que se precipita en la toma de decisiones, y que choca innecesariamente con los laterales sin poder ganar un duelo, además de salir lesionado. Habrá que esperar el reporte oficial, pero no se le vio en cancha en la sesión de recuperación.

9- La incapacidad de crear verdadero peligro por parte de los wings, le permitió al Rayo ir creciendo y apagando esa atmósfera de júbilo que vivía el Spotify Camp Nou. Porque lo que se presumía sería una fiesta terminó pareciéndose más a la película Melancolía de Lars Von Trier. Un frenetismo sin parangón que se aleja del camino que debe buscar Xavi para su equipo. Sindéresis y reconducción.

10- Por eso Frenkie De Jong brilló. Y aunque parezca un oxímoron, esto no fue una buena noticia. Es verdad que desde que entró, tomó el cetro del partido y sus conducciones a lo Ajax en 2018 iluminaron la visión del hincha blaugrana, pero se olvida lo principal. Es en el caos donde se ve lo mejor de De Jong. Y Xavi necesita control, luz y dominio, no sumirse en un tiroteo entre ambas áreas, porque regularmente cuando el partido toma esta forma, el FC Barcelona suele perder. Y ayer fue Marc-André Ter Stegen quien evitó la tragedia.

11- Sergio Busquest salió expulsado luego de diez años. Cada vez se le hace más ancho el campo, le cuesta el doble anticipar y cuando no lo logra, termina utilizando sus brazos como último recurso defensivo. De allí nacieron sus dos amarillas. Pathé Ciss fue un terror nocturno para el capitán. Es el turno de Miralem Pjanic, quien está obsesionado en recuperar su prestigio ante la mirada del mundo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Diario SPORT (@diariosport)

12- Las comparaciones nos están destruyendo como humanidad. Y en el fútbol no es una excepción. Equiparar a Xavi con Guardiola. A este proyecto, con el del sextete es una mochila innecesaria e improductiva que sólo le traerá complicaciones al cuerpo técnico. Y mi única duda con Hernández es ver si podrá conseguir un 11 reconocible con tan amplia cantidad de materia prima en la plantilla.

13- En la ciudad de Barcelona, el temor y los fantasmas del ayer han tomado forma de perros furiosos. Están los que creen ciegamente en que es imposible fallar con semejante talento en el equipo, y están quienes no se han recuperado de tanto dolor continuo y ven solo calamidades en el horizonte. Se escucha a los lejos un rugir que puede marcar el camino ¿Serán los fantasmas en formas de perros furiosos o será la inapelable crueldad del fracaso? Eso sólo lo saben el tiempo y la pizarra de Xavi Hernández Creus.

Comments are closed.