Cuando manda el corazón

A un toque

Written by:

Views: 737

El recuerdo de aquellos buenos tiempos en rojo y negro lo azuzaba en la sala de espera para firmar su contrato. Ahí nomás tenía unas hojas con cifras millonarias y el desafío de recorrer otra vez la ruta hacia un Mundial. Ahora, como DT de Colombia. Sin embargo, Gerardo Martino apretó el freno en esa negociación cuando faltaba un día para la Navidad de 2011 y una lapicera lo esperaba para la firma del vínculo. Entonces, tomó el volante, cambió las coordenadas y aceptó el destino guiado por su corazón. Tata eligió volver a Newell’s. Su espacio de pertenencia. El club donde su nombre es un grito sagrado. Y hoy, un año y medio después de su regreso, aquella decisión está decorada de gloria: Newell’s se pone la ropa de campeón y da la vuelta en el Torneo Final 2013.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=VAlzrwfwphM]
“Tengo un plantel correcto, no sobra mucho, pero tampoco puede decirse que los jugadores no sean los adecuados para un torneo. Sí es cierto que hay lugares de la cancha que están un poco desprotegidos”, analizó Martino en su presentación. Lo arrinconaba la necesidad de sumar, dado que Newell´s sólo había encadenado 16 puntos en el Apertura 2011. De a poco, movió el bisturí y diseccionó al plantel a su estilo. De aquella formación con la que se estrenó contra Estudiantes en el Clausura 2012, seis nombres siguen como titulares. Son Santiago Vergini, Pablo Pérez, Diego Mateo, Lucas Bernardi, Víctor Figueroa y Maximiliano Urruti. El resto perdió rodaje en el plantel o viajó a otros destinos. Un dato que demuestra la influencia y la continuidad del trabajo del DT.
Martino le dio varias horneadas a Newell’s y mejoró su producción en cada campeonato. Sumó 32 puntos en el Clausura 2012, el doble de lo que había conseguido el equipo en el torneo anterior. En el Inicial del mismo año logró 36 y combatió con Vélez por el título. Y ahora, lleva 38 cuando queda una fecha para el cierre. Las cifras se apoyan en un ADN de manejo prolijo, vértigo desde la mitad de la cancha y vocación ofensiva en continuado. De hecho, es el equipo más goleador del Torneo Final 2013, con 40 gritos en 18 partidos. Y todo, con protagonismo en la Copa Libertadores, donde llegó a la semis y sueña con la consagración.
El DT puso sus manos sobre el volante y definió el camino a la gloria. En su liderazgo, eligió los mejores refuerzos. Abrió las puertas a Heinze, Maxi Rodríguez y Nacho Scocco. Símbolos de estos tiempos modernos en Newell’s y piezas fundamentales en este título. Nada de egos en el vestuario. Martino compartió el cartel con esos jugadores. Otro acierto en este año y medio de trabajo. De ahí el título en el fútbol nuestro. Una corona con la firma de su DT. Una corona adornada de coherencia. Con estilo propio. Mucho más que merecida.

Comments are closed.