ACOSTUMBRADOS A LA NADA

Al fondo de la red

Written by:

Views: 168

Por Geoff Hernández (@geoffhernandez)

1- Pareciera que están sentenciados a quedarse a la orilla de la gloria. Sin palparla, degustarla, vivirla. Simplemente viendo cómo se desparrama entre los dedos agrietados de quien lucha. Se repitió esa teoría modelo Sabella 2014. Mientras más fuerte fuera el rival, mejor jugaría la Argentina. Y sí. Otra vez el final es el mismo: una derrota dolorosísima que divide al país. Entre los que aman, y los que destruyen.

2- De arranque, la postura de la Argentina no se podía creer. Como si de verdad tuviese un plan claro para encarar la semifinal de la Copa América. Un equipo valiente. Solidario en los bloques. Lejos de los fantasmas que vienen persiguiendo a los jugadores desde hace años, y viéndole la cara a un Brasil que no sabía claramente qué tendría al frente antes del pitazo del espantoso Roddy Zambrano.

3- Leandro Paredes fue, una vez más, el reloj que marcó el tiempo y las partituras del partido. Ordenó las escaladas de Acuña y Rodrigo De Paul. Y además, limpiaba la salida albiceleste cuando Messi era presionado a rabiar por Arthur y Coutinho.

 

4- Lo mejor del equipo de Scaloni apareció luego del gol precioso de Gabriel Jesús. Un homenaje al Jogo Bonito. Las esporas de un Scratch que no regresará. Todo estaba dado para que se desplomara El Clan de La Fe y falleciese el proyecto Scaloni en el campo del Mineirao. Pero no, nada de eso sucedió. Porque cuando Messi está lúcido y deseoso, y decide competir como si de repente el fútbol se acabara para siempre, no hay poderío defensivo que lo detenga.

5- Y seguro lo estarán matando, porque no ganó la Selección. Pero Messi –especialmente por el contexto– fue un superhéroe. La luz en medio de un caos colectivo inextinguible. Dictó cátedra de cómo se juega en el puesto cinco. De mediapunta. Volante de conducción. Consiguió los espacios que no tenía el partido. Y puso de cara al gol a Agüero y Lautaro Martínez.

6- Brasil se asustó, y los entiendo. Las señales del partido eran difíciles de interpretar. Y cuando sintió el temblor, la Argentina avanzó y mordió como no lo había hecho desde los cuartos de final contra Bélgica en 2014. Lautaro es un regalo de esta generación. No se inmuta ante la tórrida atmósfera negativa que tienen los delanteros albiceleste de no tocar mucho el balón. De espalda al arco demostró genialidades. Toques cortes. Desmarques de ruptura y facilidad de comprender los movimientos de Messi. Esto último lo sentencia a ser titular mientras Leo esté en el equipo.

El cabezazo de Kun Agüero da en el travesaño. Era el 1 a 1 en medio del empuje de la Selección. Foto vía Zimbio.

7- Alisson Becker tiene tres ángeles que lo protege. Y ante esto, a veces no es suficiente con intentarlo una y otra vez. Messi la envió al palo, la puso en el ángulo en un tiro libre, y de allí la sacó el arquero que sostiene a Klopp y a Tité. Brasil suma cinco partidos sin recibir goles. La estructura del equipo de Tité va de atrás hacia adelante. Y con Alisson, todo es mucho más sencillo.

8- Lamentablemente, una vez más los cambios de Scaloni no fueron correctos. Ni por tiempo, ni por fondo. La percepción de estar en ataque constante nubló la vista del DT argentino. Dejó de observar el trabajo voluntarioso de Marcos Acuña que no sólo intentaba crear ofensiva por la izquierda, sino que su valor real en el juego era obligar a Alves a quedarse en zona uno. La entrada de Di María reactivó el ‘Efecto Paraguay’ y, aunque fue menos drástico –debido a la tensión del encuentro– más fue lo que perdió la Argentina, que lo pudo ganar con el 11 en cancha.

9- Y cuando lo sacó a Rodrigo de Paul, terminó de resquebrajar un bloque que se sentía cómodo en medio del caos. Giovani Lo Celso resultó el gran perdedor de esta fase de KO. Le pesó la responsabilidad, y ese movimiento inerte de retrasarse en las líneas para no participar en la gestación fue una alarma que se debe vigilar.

El árbitro Roddy Zambrano, de pésima actuación, fue el centro de las críticas de los jugadores argentinos. Foto Vía Zimbio.

10-Del VAR hablamos porque – como la rompió toda el CM de la AFA- todos vimos lo mismo. Podrán excusarse en problemas de telecomunicación. Bolsonaro. El eclipse. La subida del dólar. Lo que quieran, pero es imposible quitarle la mancha que tiene Brasil en esta clasificación. Sintetizo: fue penal sobre Otamendi. Alves debió ser expulsado dos veces. El segundo gol de Brasil fue ilegítimo. Y todo esto sólo terminó de apagar a una Argentina valiente que, por momentos, nos hizo muy feliz.

11 – ¿Tendrá la valentía la AFA de confirmar este proyecto de Scaloni al menos hasta la Copa América 2020? Ya recibió la bendición de Messi. Y esto es bastante. Que el venenoso círculo vicioso de sacar entrenadores, como si se tratase de ropa sucia, no aplaque a un plantel que demostró poder competir. Aunque la intención no es disparar ilusiones por doquier sin fundamentos. Las ganas te llevarán hasta cierto punto en la vida y en el fútbol, pero el proyecto claro y el talento puro te permitirá alcanzar los objetivos soñados.

12- La Argentina no fracasó. Fracasaron los que esperaban el fracaso de la Selección. Messi fue más líder que nunca. Encaró a la prensa. Señaló las injusticias y dejó un mensaje en contra de la tiranía brasileña en la Conmebol. Que te la cuenten como quieran, pero la realidad es que estos jóvenes no están huérfanos. El Leo más paternal de la historia los protege, los cuida, los orienta, los vigila y estará a su lado para todos los retos difíciles que tienen por delante.

Comments are closed.