LAS 10 DEL 10 (BY PULGA RODRÍGUEZ)

Las 10 del 10

Written by:

Views: 130

Es, a esta altura, el Jugador del Pueblo. O mejor dicho, de varios pueblos. Del pueblo decano, donde trazó la huella desde las canchas ásperas del Torneo Argentino A hasta las noches de Copa Libertadores, y se hizo un espacio como segundo máximo goleador del club, con 130 gritos. Del pueblo sabalero, que paladea su juego cerebral y sus goles de alta costura aquí, allá, en todas partes. Y de la patria futbolera argentina, que lo aplaude cada fin de semana y festeja sus caños a los árbitros. A los 36 años, Luis Miguel Rodríguez, el Pulga, lleva esa chapa con orgullo. Vale la pena, entonces, repasar sus 10 frases célebres. Las 10 del 10.

“Cuando estaba por cumplir 11 años, mi papá me regaló botines. No sé cómo lo hizo, porque la familia estaba muy mal desde lo económico. Tenía un solo par y me quedaban chicos. Yo sabía que mientras pudiera jugar con esos, tenía que hacerlo, a pesar de que me apretaban los pies. No me olvido más de eso”.

“A los 17 años decidí que dejaba el fútbol, después de haber jugado en el Argentino A y la B Nacional. Me dediqué a trabajar de lunes a viernes. Nada que ver con la pelota. Era albañil, pintor, electricista… Hice de todo ayudando a mi cuñado”.

“Me pagaban 70 pesos por jugar tres partidos por fin de semana. Ojo, tenés que estar mal de la cabeza o muy desesperado para jugar ahí. Además, no podés gambetear, porque si lo intentás, te rompen. No me arrepiento: me permitió comer”.

“Lo veo con una picardía muy parecida a la mía”, aseguró Maradona tras convocar al Pulga a la Selección. “Que te llame Diego te mueve”, devolvió el tucumano.

“Siempre digo que llegar a la Selección es el premio que busca todo jugador y lo mío fue una alegría doble, porque fui convocado y con Maradona como DT. Estuve al lado del más grande de todos y hasta me dio charlas técnicas”.

“Cuando tuve la posibilidad de ir al Inter era un chico con muy pocos conocimientos. No tenía miedo y era audaz, por eso a los 13 años jugaba en la liga tucumana. Pensé que esa era una oportunidad para jugar al fútbol y que mis viejos no trabajasen más”.

“Yo dormía con mi mamá y mi papá, porque era el más chiquito. Cuatro hermanos en una cama, cuatro hermanos en otra. Fue la vida que vivimos y me siento orgulloso de haberla vivido. No culpo a mi viejo, ni nada. Es lo que les tocó vivir a ellos”.

“La foto de mi vida con Colón es con el Mineiro. Acá con el estadio repleto, allá con la gente copando el Mineirao. De La Olla no retengo nada, sólo las 40.000 almas y el muchacho llorando cuando cantaban Los Palmeras”.

“Tengo amigos que me dicen: ‘¿Cómo le van a dar plata a la gente para que no trabaje?’ Está bien, yo entiendo, tienen que darle planes sociales para que trabajen. Sí, es verdad, que trabajen, ¿pero cómo no te vas a poner contento que una familia tenga por lo menos 10.000 pesos para comer al mes? ¿Qué te vas a llevar en tu vida después?”

“Por ahí me voy a jugar a Unión de Simoca en los próximos meses. El equipo de mi pueblo, que encima tiene los colores rojo y blanco, porque lo fundaron los radicales. Justo yo, que vengo de Colón y con familia peronista”.

“Quiero retirarme en Atlético Tucumán, pero no para volver de paseo. Quiero retirarme bien, por la puerta grande y jugando”.

 

 

Comments are closed.