Fina estampa

A un toque

Written by:

Views: 864

Una noche, aquella del 13 de junio de 2001, Juan Román Riquelme hizo silenciar a miles de brasileños. No pegó el dedo índice a los labios. Tampoco llevó las manos a sus orejas. Pelota al pie, movió a los defensores de Palmeiras por el césped. Les hizo vivir una noche de fastidio y resignación con su gol, los meneos de cintura y los firuletes de alta costura. Los penales llevaron a Boca a la final de la Libertadores y la tierra del talento futbolero coronó a JR. Otra noche, 11 años después, el mismo suelo vio la última función del 10 xeneize. Frustrado por sus desacuerdos con Falcioni y el sabor agrio de la final perdida con Corinthians, frenó la redonda, la apretó con su brazo y dijo adiós. Nada, desde entonces, enterró la admiración de los cracks brasileños por Riquelme. “Es un excelente jugador. Un mediocampista de ese nivel es ideal para todo atacante”, aseguró Neymar, que se ilusiona con diseñar paredes con JR en Santos. Ronaldinho también lo asistió con elogios: “Román es un fuera de serie, de los mejores que vi”. A sus plantas, una vez más, se rindió Brasil. Por sus goles. Sus pases deliciosos. Y por la fina estampa que acredita esta foto. Pose de talento. De crack.

Riquelme

Comments are closed.