Marcelo Bielsa Tag Archive

Al ángulo

Por Santiago Tuñez

Apretó sus puños, dejó el banco de suplentes y gritó pleno de satisfacción. Se abrazó con el Panadero Díaz, su hermano de la vida, y el Profe Ricardo Echeverría, un amigo que le había dado la Selección. Ya no estaba envuelto en el piloto azul que lució dos años antes en Chile, pero se lo veía tan orgulloso como esa vez. Alfio Basile festejaba el título de la Argentina en la Copa América de 1993. El segundo al hilo de su equipo en este certamen. El último éxito oficial del seleccionado en 26 años. Continue Reading

Written by:

Views: 85

Read More

A un toque

Lejos quedó aquella noche en que Marcelo Bielsa y Jorge Griffa llegaron a una casa de Murphy, cerca de Rosario. Tenían el dato de que un juvenil de 14 años, corpulento y delantero, estaba ahí nomás de firmar con Central. Los referentes de las inferiores de Newell’s charlaron con el padre, entraron a la pieza del adolescente y, mientras dormía, levantaron la frazada. Querían confirmar que medía un metro ochenta y cinco. Al cabo, Mauricio Pochettino -el personaje de esta historia- despertó de sus sueños y se incorporó a la Lepra. Hoy tiene su ruta en el fútbol. Su currículum. Su nombre. Continue Reading

Written by:

Views: 942

Read More

A un toque

[dropcap]O[/dropcap]ctubre de 2016. Marcelo Bielsa recorre el césped del Amsterdam Arena. Va y viene, mueve sus brazos. Parece estar en un partido y vivir su dinámica. Nada es así. El DT argentino participa del Congreso Aspire4Sports, una referencia indiscutida en el intercambio de metodologías de entrenamientos aplicadas al fútbol. Explica cuál es la mejor forma de salir jugando de abajo y cómo hallar variantes a los planteos del rival de turno. Es una clase magistral. Se nota en el interés de Xavi, Puyol y Ronald De Boer, entre otros asistentes. Hay admiración en sus ojos. Continue Reading

Written by:

Views: 1194

Read More

«Traguen veneno»

A un toque

Ocurrió antes del Mundial de Corea-Japón 2002. La peor frustración en su camino por el fútbol. Marcelo Bielsa se acercó al Colegio Sagrado Corazón de Jesús, donde había cursado el secundario, y brindó una charla para un grupo de alumnos. Detrás de los gestos helados, dejó en claro su manual de vida. «No permitan que el fracaso les deteriore la autoestima. Cuando ganás, el mensaje de admiración es tan confuso, te estimula tanto el amor hacia uno mismo y eso deforma tanto. Y cuando perdés sucede todo lo contrario, hay una tendencia morbosa a desprestigiarte, a ofenderte, sólo porque perdiste, sólo porque perdiste. En cualquier tarea se puede ganar o perder, lo importante es la nobleza de los recursos utilizados, eso sí es lo importante; lo importante es el tránsito, la dignidad con que recorrí el camino en la búsqueda del objetivo. Lo otro es cuento para vendernos una realidad que no es tal», subrayó el DT ante los adolescentes. Se entiende, entonces, el mensaje que transmitió a los jugadores de Olympique de Marsella, después del empate contra Lyon 1 a 1. Un triunfo en aquel partido, jugado semanas atrás, lo hubiera ahí nomás del combate por el título. «Aunque les resulte imposible, no reclamen nada. Traguen veneno», destacó el Loco en el vestuario. Y cerró en tono motivador: «Fortalézcanse que jugando así, las nueve fechas que faltan van a obtener lo que merecen».

 

Written by:

Views: 398

Read More

El día que apagó la luz

No te olvidés

Por Santiago Tuñez

El Loco Bielsa y la Selección, una historia que duró seis años. Foto de Alejandra Brun / Agencia AFP.

El Loco Bielsa y la Selección, una historia que duró seis años. Foto de Alejandra Brun / Agencia AFP.

Antes de sostener que ya no tenía «la energía necesaria para absorber las variadas tareas que demanda la Selección» y mostrarse «ciento por ciento convencido» con su decisión, Marcelo Bielsa había tomado el pincel y trazado un cuadro distinto. Desde su discurso honesto y la propuesta de ir a más en cada partido. Había llegado en septiembre de 1998, con miradas de incógnitas en su periferia pese a la recomendación de José Pekerman. Y el 14 de septiembre de 2004, hace ya diez años, se marchó en una determinación sorpresiva. Su obra quedó inconclusa, pero los recursos elegidos perforaron la matriz. Dejaron lo previsible lejos de la paleta de colores y buscaron retratar la tela con perfección. Escaparon a la intrascendencia. De principio a fin.

«Ese tipo es parco, férreo, neutro, bravo, solo. Con un par de palabras se refiere a lo esencial, pero sabe que necesita de todas para hacerlo bien». Así lo describió su hermano Rafael, en el libro Lo suficientemente loco. Y desde esa definición, el técnico encendió los faros de la sala, convenció a los futbolistas y diseñó su ciclo. Más allá de las turbulencias con José Luis Calderón y Chelo Delgado, su estilo captó y potenció a una generación de jugadores. Aquella que se había estrenado en la Selección con Passarella y dio el salto de calidad en sus tiempos de verticalidad ofensiva. «Fue el que supo hacerme competir más cerca de mi mejor versión», destacó Roberto Ayala, nombre de peso y ganador de la medalla dorada en los Juegos de Atenas. Y en esa línea, sostuvo Javier Zanetti: «Sus trabajos de campo eran increíbles, prácticamente replicaban lo que luego ocurría en los partidos. Además, es un gran motivador, algo que tal vez no todos se imaginen. Y tiene una nobleza a prueba de todo. Se hacía querer por el grupo desde la lejanía, no necesitaba estar pasándote el brazo por el hombro para que uno confiara ciegamente en él». Continue Reading

Written by:

Views: 865

Read More

Una mente brillante

A un toque

Eran tiempos de estilo vertiginoso. Con el rodaje de la pelota a lo ancho del tablero verde. Una firma de juego innegociable. Aquí, allá, en todas partes de la aldea global. El autógrafo auténtico de Marcelo Bielsa. Y mientras el país se acercaba a su estallido social y económico, la Selección explotaba su potencia ofensiva. Allá por febrero de 2001, se filmó la última escena de los duelos contra Italia y los títulos del final devolvieron un triunfo 2 a 1. Ni siquiera el gol de Fiore, después de un error de Verón, cambió el guión celeste y blanco. La trama fue la misma de aquel ciclo. El empate de Kily González y la definición exquisita de Crespo grabaron la victoria.  «Ganar nunca es irrelevante, pero tampoco hay que sobredimensionar este éxito», pidió Bielsa, cauteloso, mientras los hinchas argentinos seguían con el grito de ooole en el Olímpico de Roma. Al otro lado, el DT Giovanni Trapattoni elogiaba las credenciales del rival. «Había dicho que no era un rival sencillo y que éste no podía considerarse un encuentro amistoso más. Y la Argentina lo demostró, porque exhibió solidez y ganó con justicia. Fue un equipo con determinación y clase, que superó al nuestro y, además, dio espectáculo».

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=yZpEGxNqn14]

Written by:

Views: 372

Read More