Coco Basile Tag Archive

No te olvidés

Por Santiago Tuñez

“A esta camiseta la queremos cada vez más y no nos gusta sacárnosla para nada. Yo la usaría todo el tiempo”, decía Cholo Simeone, luego de sumar millas con su recorrido por la mitad de la cancha. “Tenía ganas de jugar, aunque no pensaba en que iba a ser titular. Mi primer objetivo era ser convocado y, después, trabajar para estar entre los 11. Pero se dio todo muy de golpe”, aseguraba Gabriel Batistuta, el chico de la tapa por su efectividad en la red. “¿Sabés lo que me dijo Caniggia el otro día, luego de una práctica? ‘Me siento cómodo jugando con vos, fiera. Sos rápido y tenés cambio de ritmo’. Como para no agrandarme, pero en el buen sentido”, soltaba Leo Rodríguez, pleno de orgullo tras escuchar el elogio del Pájaro. Continue Reading

Written by:

Views: 1293

Read More

En el nombre del padre

No te olvidés

GRAFICO (4)

Coco Basile y su piloto azul de cábala, en aquella nota con El Gráfico tras ganar la Copa América de 1991.

Julio de 1991. Después de 32 años, la Selección gritaba campeón en la Copa América de Chile. Con toque prolijo, estilo ofensivo y nombres de jerarquía, dejaba recuerdos inolvidables. El entrenador de aquel equipo dedicaba el título a su padre y contaba sus sensaciones luego del festejo: «Yo estoy copado con este grupo por el fútbol que juega». Extractos de aquella nota con la revista El Gráfico.

_____________________________________

Por Natalio Gorín

Dejó el banco de suplentes y fue al encuentro con sus jugadores. A los lejos se podía adivinar su emoción. Se abrazó fuerte con Ruggeri, quizás sin palabras, porque no hacían falta: entre ellos estaba dicho. Después con Caniggia, con Goycochea, con Basualdo, con todos… De pronto, el profesor Ricardo Echeverría, y en ese gesto mutuo de tomarse las caras, mirarse, quedó sellada una amista definitiva, más allá de lo profesional. Un rato después, siempre cerca de «mi hermano», el Panadero Díaz, entró en la sala de conferencias. En sus ojos todavía brillaba una lágrima. El Coco Basile, el hombre del piloto azul, que por cábala no abandonó ni aun en el sol, el del vozarrón, el del faso permanente, el de las frases cortas y directas, escucho un aplauso y miró sorprendido. Una sonrisa casi avergonzada se dibujó en su rostro. Entonces supo, una vez más, que estaba viviendo su hora triunfal. Continue Reading

Written by:

Views: 806

Read More