Ariel Ortega Tag Archive

A un toque

Por Gabriel Tuñez (@gabtunez)

Tiene los ojos perdidos por el último medicamento que le dio la enfermera. Le dicen que es para su bien, pero él no tiene ni bien ni mejoría desde hace mucho tiempo. Está acostado boca arriba en una cama desarmada de hospital, en una sala larga y fría que alberga más recuerdos que otra cosa. Maldice el retraso que tiene la muerte para llegar a su cuerpo, pero mientras tanto se sumerge otra vez en el agua de los buenos momentos, que de tan pocos tienen minutos y segundos donde detenerlos con justeza. Continue Reading

Written by:

Views: 816

Read More

Mío siempre

A un toque

Dijo sobre Diego Maradona: “Es una leyenda, un ángel con las alas heridas, un varón y un hombre. Es contradictorio y seguro de sí mismo; ‘sí mismo’, hablando de Maradona, es mucho decir… Unico, popular, genial, irrepetible, sensible, extraordinario, revolucionario, cercano, espontaneo, verdadero, inteligente, noble, milagroso, universal y argentino”. Y una noche de octubre, en 1993, Andrés Calamaro le cantó junto a Fito Páez en el predio de Ezeiza. Guitarra de por medio, brindó por el Diez. Y en ese choque de copas futbolero, 18 años después, le dedicó un texto a Lionel Messi, cuestionado entonces por su bajo vuelo en la Copa América de la Argentina. “Usted juegue tranquilo que ya lo ganó todo. Plántese y explique cómo quiere jugar y dónde. Arme el equipo según su inteligencia total y su sabiduría inexplicable. El fútbol es así”, publicó el cantante en su blog.

Ortega

Continue Reading

Written by:

Views: 991

Read More

Los amagues de Ortega vuelven al pasado

A un toque

Por Gabriel Tuñez (*)

Tiene los ojos perdidos por el último medicamento que le dio la enfermera. Le dicen que es para su bien, pero él no tiene ni bien ni mejoría desde hace mucho tiempo. Está acostado boca arriba en una cama desarmada de hospital, en una sala larga y fría que alberga más recuerdos que otra cosa. Maldice el retraso que tiene la muerte para llegar a su cuerpo, pero mientras tanto se sumerge otra vez en el agua de los buenos momentos, que de tan pocos tienen minutos y segundos donde detenerlos con justeza.

Ortega1
“Está muy mal, lo trajeron hace algunos días y empeoró en las últimas horas”, dice una enfermera que desconoce su pasado. Para ser sincero, casi que yo también lo desconozco, pero mi abuelo se encargó de señalarme con puntualidad cada anécdota suya.
Tiene los ojos fijos en el techo liso y bien blanco, no parpadea porque está viendo su película. Allí está ante una multitud encarando y desbordando a un defensor que sabe lo imposible de la marca. Lo pasa, pero para divertirse frena y lo espera para inventar una nueva gambeta y escuchar otro “ole”. Continue Reading

Written by:

Views: 735

Read More

Solito al corral

A un toque

Lo soñó en las canchas polvorientas de Ledesma y, pelota de por medio, se los confesó a sus amigos. “Un día voy a jugar en River”, les dijo Ariel Ortega, sonriente y con las medias caídas. Y esa fantasía adolescente se hizo real durante 353 partidos vestido de blanco y rojo. El Burrito fue ilusión, bandera, grito de queja. La gambeta compulsiva que vivía con placer. “¿Sabés lo lindo que es pegar el saltito y ver que la pierna sigue de largo? Eso no se paga con nada. Y cerca del arco mucho más, porque pasás y casi estás”, expresó alguna vez en Núñez. Esa declaración de principios la llevó al seleccionado y, menos brillante, a Valencia, Parma, Sampdoria, Fenerbahce, Newell’s, Independiente Rivadavia, All Boys y Defensores de Belgrano. Y a los 38 años, anunció su despedida, con la misma sencillez con que se había estrenado allá por 1991. “No es que me haya cansado. Creo que es el momento”, explicó Ortega, simple en su discurso. Y se fue, entonces, con un CV de siete títulos y tres mundiales. Los amagues impredecibles y el freno devastador para la cintura de los defensores. El talento manual en tiempos de caja automática. El fútbol, a esta altura, comienza a extrañarlo… y mucho.

Written by:

Views: 738

Read More

El baile de la gambeta

A un toque

“Apareció una chance en Buenos Aires. Hay dos clubes: River o Independiente”. Tenía 16 años y, en las polvorientas calles de Ledesma, soltó una respuesta contundente. “River, ni pensarlo”, le dijo a su DT en el pueblo jujeño. Rápido y furioso, aprobó el parcial ante el eterno Delem y voló de la Sexta a Primera. Nada pudo frenarlo. Ni las patadas del Loco Enrique en los ensayos. El 14 de diciembre de 1991, la historia filmó su estreno en River. El resto del rodaje ya es conocido. Con su gambeta compulsiva, Ariel Ortega se hizo grito y símbolo millonario. Siempre, con la esencia futbolera más pura. “Lo mío es gambetear, sentir la pelota en los pies y darme cuenta de que los rivales quedan atrás”.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=ZfXnd-YeCak&feature=related]

Written by:

Views: 682

Read More