MESSI Y LOS DIEZ AÑOS DE SUS TRES GOLES A BRASIL: CÓMO LO VIVIÓ Y QUÉ DIJO SABELLA

No te olvidés

Written by:

Views: 72

Por Santiago Tuñez

“Ya no sé más qué decir de él, es como pasa con Rafa Nadal. ¿Qué vas a decir? No te quedan palabras para describirlo”. Lionel Scaloni se quedó sin conceptos para definir a Messi, después de sus cinco goles a Estonia. Algo similar podría haber ocurrido el 9 de junio de 2012, hace hoy diez años, con cualquier otro mortal. Ese día, el 10 argentino brilló en la victoria ante Brasil 4 a 3. Firmó un triplete en la red y dejó un monólogo fabuloso en Nueva Jersey. Le puso su brillo a las luces de Broadway.

Aquellos eran tiempos en que Messi ofrecía una versión planetaria en Barcelona y partidos terrenales en la Selección. Guardiola gozaba con las producciones del rosarino. Distinta resultaba la tarea para Alejandro Sabella. El DT buscaba potenciar a la Pulga en un contexto desprolijo que había consumido tres técnicos en los últimos cuatro años. Elegía rodearlo con Di María y Gonzalo Higuaín. Y de a poco, sumaba a Kun Agüero para darle forma a los Cuatro Fantásticos.

En ese contexto, Messi se hizo cargo del unipersonal. Le dio claridad a la Selección cuando Brasil generó complicaciones. Convirtió los primeros dos goles luego de conectarse con Higuaín y Di María. Y a siete minutos para el cierre del partido, realizó una escena protagónica para el recuerdo: corrió de derecha a izquierda, enfiló hacia el área y su tiro desde fuera del área hizo foco en un ángulo. Golazo y triunfo 4 a 3 para el equipo argentino en el clásico.

Messi resiste la marca del brasileño Juan y convierte, de zurda, el primero de sus tres goles en el clásico. Foto de Rich Schultz / Getty Images Norte América / Vía Zimbio.

“Mi familia, más que nadie, sabe lo que sufrí en la Selección. Estuvieron al lado mío en esos momentos y por eso ahora disfrutan. La conexión con la gente se había perdido un poco, es cierto”, expresó Messi en Nueva Jersey. Allí, donde se quedó con los abrazos de sus compañeros y los elogios de Neymar. “Es asi de simple. Lionel es el mejor del mundo y con un poco de espacio hace lo que quiere”, reconoció el brasileño, que años después se daría el gusto de jugar al lado de la Pulga.

Después de las frustraciones en los mundiales de 2006 y 2010, y la Copa América del año anterior, Messi vivió un desahogo con aquellos tres goles en el clásico sudamericano. Puso freno a las críticas en el país y, de paso, llegó a los 26 goles en el seleccionado. El escenario lo ayudaba poco; así y todo, el rosarino se imponía con la celeste y blanca. Acaso, esta frase dicha por Sabella antes del partido sirva para entender aquel momento del 10 argentino: “En vez de pensar si Messi no puede hacer las cosas mejor, debemos dar gracias que lo tenemos. Seguramente, sin él estaríamos peor”.

Comments are closed.