Il capocannoniere

A un toque

Written by:

Views: 880

Anochecer de sábado, 10 de octubre de 2009. El ciclo turbulento de Diego Maradona le abre las puertas a una cara nueva. Gonzalo Higuaín envuelve su cuerpo con la camiseta argentina y su primera aparición es efectiva: una asistencia quirúrgica de Pablo Aimar lo deja cara a cara y su definición perfora el arco de Perú. Se trata del principio de una película que ya tiene casi cinco años en cartel. Y con picos de emoción en el Mundial de Sudáfrica, gracias a su hattrick ante Corea del Sur y el festejo contra México. El guión, ahora, lo encuentra en la sala de espera para su segunda Copa del Mundo. Llegará entonado, después de obtener la Copa Italia con Napoli, y rodeado por nombres de jerarquía, como Messi, Agüero y Di María. El Pipita galopa con intensidad el camino hacia Brasil. Fantasea con el gol y con el título. Así lo deja en claro en una entrevista con la revista Viva. De su mensaje, se rescatan tres frases contundentes. Es la hora de frenar la pelota… y leer a Higuaín.

En la cabeza de todos los jugadores está ganar. El que no piense en ganar, que no vaya. No sé qué pensarán las demás selecciones, pero hablando de nosotros, creo que podemos ganar el Mundial de Brasil”.

“La diferencia más importante es que ahora llego con una eliminatoria completa y en la otra había jugado dos partidos, nada más. El proceso fue de casi medio años, y ahora tengo tres años con la Selección. Eso es lo que cambió. Estoy más maduro”.

“Aquella vez (por el Mundial de Sudáfrica) también estábamos confiados. Ganamos los tres partidos, y después también le ganamos bien a México. Y con Alemania nos hicieron ese gol rápido… Tuvimos esa mala suerte. Ahora estamos con cuatro años más cada uno. Y eso puede influir”.

Foto de Elsa/Getty Images North America

Foto de Elsa/Getty Images North America

 

 

 

Comments are closed.