«EN EL FÚTBOL SOMOS VISTAS COMO INFERIORES SÓLO POR SER MUJERES»

A un toque

Written by:

Views: 115

Por Suzanne Wrack / Para The Guardian

«Estamos en un entorno que nos excluye a diario y nos desprecia. Una gran parte de la sociedad cree que las mujeres no son capaces de jugar al fútbol y que no debemos ejercer nuestro derecho a practicarlo».

Macarena Sánchez ha tenido suficiente. La joven de 27 años, que muestra un tatuaje de Frida Kahlo en su brazo izquierdo, está emprendiendo acciones legales contra su club, la UAI Urquiza, y la AFA por no reconocerla como una jugadora profesional. «Realmente me gusta su lucha, en un momento de la historia donde la sociedad era mucho más difícil que ahora», destaca Sánchez sobre Kahlo. “Cuando la mujer ni siquiera podía levantar su voz, ella sabía cómo poner primero su arte y sus ideales, y obtener un lugar en un ambiente machista. Tuvo muchos contratiempos en su vida, pero aún fue capaz de salir adelante», destaca.

En 2012, Macarena Sánchez se mudó a Buenos Aires para unirse a la UAI Urquiza. Considerado uno de los mejores equipos femeninos en el país, venció a clubes como River y Boca, y logró el título de la liga femenina argentina en la temporada pasada, asegurando la clasificación para la Copa Libertadores. En contraste, el equipo masculino está en la tercera categoría. «Es muy frustrante», lamenta Sánchez. “Tienen mejores salarios, mejores condiciones y pueden vivir siendo futbolistas. Nosotras, desafortunadamente, no podemos. Tenemos mejores resultados, más campeonatos e, incluso, jugamos torneos internacionales, pero somos vistas como inferiores sólo por ser mujeres».

Para Sánchez, que recibió 400 pesos por mes por viaje, las condiciones en la UAI «no fueron las mejores, pero tampoco las peores». “El trato hacia nosotras era a menudo indiferente y desinteresado. Las instalaciones no eran las mejores, muchas veces nos entrenábamos en condiciones terribles o no teníamos los materiales necesarios para desarrollarnos profesionalmente», agrega.

«En comparación con otros clubes, la UAI fue uno de las mejores. Muchos clubes cobran a las futbolistas una cuota mensual para jugar. Otros clubes no cubren sus necesidades básicas para poder entrenar y jugar los partidos, y las jugadoras tuvieron que pagar ropa de entrenamiento, materiales, comida, ambulancia, policía, médico (los últimos tres son obligatorios para jugar los partidos y deben ser cubiertos por los clubes). Muchos clubes no cubren lesiones o tratamientos para las jugadoras para que puedan recuperarse «.

Su acción, dice ella, es para nivelar el campo de juego. «La liga femenina de Argentina es precaria. Aunque el fútbol es el deporte más popular en el país , las mujeres no se toman como profesionales», opina Sánchez. Y agrega: «Los clubes y la AFA no nos reconocen como trabajadores y nos niegan los derechos básicos como el salario, algo que los hombres reciben por jugar al fútbol, y otras cosas y herramientas básicas que cualquier atleta de alto rendimiento necesita: lugares para entrenar botines, cobertura médica y ropa, por nombrar algunos».

“Creo que los clubes no quieren que se nos reconozca como profesionales, porque les molesta que una mujer pueda ocupar lugares que históricamente han sido ocupados por hombres. El pensamiento machista de las personas que tienen poder es lo único que impide la profesionalización», asegura Sánchez. “Necesitamos tener cobertura médica, una salvaguarda legal que nos proteja. Necesitamos, también, ser parte del sindicato de Futbolistas Argentinos Agremiados. Necesitamos, sobre todo, que nuestros derechos dejen de ser violados. Y es importante porque queremos vivir del fútbol, ​​queremos jugar al fútbol y poder disfrutarlo «.

El apoyo que ha recibido la ha sorprendido: “Recibí mucho respaldo de las jugadoras, de muchos equipos de todo el país, del movimiento feminista y de muchos grupos de trabajadoras. También ex futbolistas, artistas y políticos. Fue muy emocionante, porque en estos casos es muy importante sentirse acompañado. No es fácil para una mujer reclamar sus derechos frente a ‘entidades hombre’ y con mucho poder. Es por eso que es esencial saber y sentir que no estoy sola «.

Sánchez está buscando una compensación por sus siete años en la UAI Urquiza. Pero esto no se trata de dinero. «La mayor compensación para mí sería hacer que mi reclamo sea escuchado y que las mujeres sean reconocidas como futbolistas profesionales. En el caso de tener una compensación económica, seguramente daré parte de ese dinero para el desarrollo del fútbol femenino en Argentina». «En este caso, espero ser reconocida como jugadora profesional, para cumplir con mis derechos como deportista y que todas estas luchas esencialmente ayudan a otras jugadoras de fútbol. Espero que todas nosotras seamos reconocidas como profesionales y que ninguna otra jugadora tenga que pasar por situaciones de discriminación en el fútbol».

 

 

Comments are closed.