De perfil

De perfil

Por Gabriel Tuñez (@gabtunez)

-¿Cómo vienes, Franklin?–, le gritó uno de los rescatistas al viejo Franklin Lobos, mientras el ex futbolista ascendía por el ducto.

-¡Bien, bien, gracias!

-¡Buena, Caqui!,-dijeron los rescatistas.

-No me hagan llorar, sáquenme primero-, respondió Lobos.

Sesenta y nueve días después de haber bajado con una camioneta, como todas las jornadas, a las vísceras de la mina de cobre y plata San José, en Copiapó, Franklin Lobos comenzaba a salir a la tierra. Iba en una cápsula blanca, azul y roja -los colores de la bandera chilena-, diseñada con el espacio justo para ingresar de pie, mirar al frente y sentir el ruido de la estructura raspando las rocas en su ascenso a la tierra.

Fueron varios minutos, alrededor de 15, los que tardó en ser llevado a la superficie desde los profundos 700 metros en los que, junto a otros 32 mineros, había pasado más de dos meses sepultado después de derrumbarse la estructura del yacimiento. Lo esperaban su esposa y sus hijas, un presidente, varios ministros, decenas de rescatistas, médicos, enfermeros y geólogos; cientos de periodistas, camarógrafos y reporteros gráficos, las luces calurosas que templaban la fría noche del desierto. Y también, una pelota.

Antes de trabajar como chofer en la mina, Franklin Lobos había sido futbolista. A fines de los ’70 y principios de los ’80 era el Mortero Mágico, apodo que se había ganado por su potencia, y clase, a la hora de patear tiros libres. “Era la figura de Cobresal y yo apenas entraba algunas veces. Me acuerdo de una característica suya que nunca volví a ver en otro jugador: en los tiros libres golpeaba la pelota con el tobillo, dándole un efecto especial a la pelota», rememoró Iván Zamorano, emblema del fútbol chileno en el mundo, sobre Franklin mientras éste permanecía en el subsuelo de la tierra.

Lobos también formó parte de La Roja que había logrado la clasificación para los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984. Sin embargo, después no fue convocado a integrar el plantel que participó de la cita deportiva. Jugó en Deportes La Serena, Santiago Wanderers, Regional Atacama, Cobresal (ganó el título chileno en 1983) y Deportes Iquique (consiguió el ascenso a la Primera División en 1993). Continue Reading

Written by:

Views: 596

Read More

Cuando la cabeza manda

De perfil

La pelota viaja a la red y Tevez le da la Selección el pase a las semis de lla Copa América. Es tiempo de revancha. Foto de Luis Acosta / Agencia AFP

La pelota viaja a la red y Tevez le da la Selección el pase a las semis de lla Copa América. Es tiempo de revancha. Foto de Luis Acosta / Agencia AFP

Por Santiago Tuñez

Anochece en Fuerte Apache. La melodía de una cumbia musicaliza el primer piso de la Torre 1. Una familia se acerca a la mesa y comparte el menú austero. El final del día parece traer relax, hasta que la banda de sonido cambia de ritmo. Se oyen corridas, gritos desesperados, disparos… Segundo Tevez y Adriana Martínez toman de la mano a sus hijos y uno de sus sobrinos. Escapan a una de las habitaciones del departamento, mientras el fogonazo de las balas relampaguea en la oscuridad. Al rato, el temor se disuelve y la rutina vuelve a galopar con tranquilidad. La escena queda alojada en uno de los chicos. Templa su carácter para siempre.

“La vida era así en el Fuerte. Aunque supieras que no era normal, ni estaba bien, te acostumbrabas a eso”. Carlos Tevez recuerda, años después, esa fotografía de la infancia junto a sus tíos maternos. No hay casualidad en la elección. Las dificultades, como aquellos días en el complejo habitacional, inflan su ánimo. Ya no tiene los pies descalzos, ni patea piedras en una cancha sin pasto, pero su esencia mantiene aquella pureza. Nada lo hunde en los momentos turbulentos. El delantero se fortalece hasta llegar al triunfo personal. Es, en efecto, un corazón rebelde. Continue Reading

Written by:

Views: 554

Read More

El chico de la pensión

De perfil

Ya está. Se acabaron las versiones periodísticas, los clubes interesados y las cotizaciones en alza. La Juventus anunció la contratación de Paulo Dybala. Pagó 32 millones de euros por cinco años, con posibilidad de llegar a los 40 millones, según las condiciones del vínculo. Los 13 goles convertidos esta temporada en Palermo, donde había llegado a mediados de 2013, fueron el ticket de viaje hacia Turín. Su pase, el octavo más caro de la historia para un argentino, será un punto brillante en la vida futbolera del delantero cordobés. Y más allá del glamour de la Vecchia Signora, recordará sus días en la pensión de Instituto. Siempre estarán en su inconsciente. De aquellos tiempos repasamos esta nota que el periodista Marcos Villalobo publicó el 1º de agosto de 2011, en el diario La Mañana, de Córdoba. Pasen y lean…

———————– 

Por Marcos Villalobo (mjvillalobo)

Tenía 10 años y venía junto a su papá desde Laguna Larga a entrenar con los equipos infantiles de Instituto. Desde pequeño se destacaba por su habilidad, y por ende no tardó en afianzarse en el club como una de las promesas de la institución y a los 15 años decidió venirse, con la valija llena de ilusiones, a vivir a Córdoba. Pasaron dos años de aquella elección, y hoy Paulo Dybala ya entrena con el plantel profesional que se prepara para disputar la B Nacional, e incluso el entrenador Darío Franco lo está probando en el equipo titular. Esta es la historia del pibe que entrena y vive en la pensión.

Dybala nació en Laguna Larga el 15 de noviembre de 1993, es decir que tiene 17 años. Por tal motivo, todavía está cursando el secundario en el IPEM 121 del barrio Jorge Newbery, donde hoy tendrá que presentar el certificado que justifique su ausencia durante la semana pasada. Aunque el motivo es conocido: hizo la gira por Buenos Aires con el plantel de Instituto, hoy sus sueños de jugar en Primera están cada vez más cerca. Continue Reading

Written by:

Views: 893

Read More

El (triste) baile de la gambeta

De perfil

garrincha1Por Gabriel Tuñez (@gabtunez)

“Esos dos años y medio en los que conviví con la memoria de Garrincha sirvieron para retomar una admiración que comenzó un remoto domingo de noviembre de 1958, cuando vi por primera vez en el Maracaná un Botafogo 3- Flamengo 2. Fue ahí que descubrí, mirando dentro de mí mismo, que hasta los más fervorosos simpatizantes de Flamengo también llevaban a Garrincha en el corazón”.

Hace 20 años el periodista brasileño Ruy Castro escribió Estrela solitária. Un brasileiro chamado Garrincha, la biografía de Manuel Francisco dos Santos, a quien su compañero Tostao llamó “el Charles Chaplin del fútbol”.

La primera edición del libro, devorado por el ex presidente Lula da Silva, se agotó nada más al salir a la venta, pero la segunda fue prohibida por la Justicia debido a una presentación legal que realizaron dos de sus 14 hijos reconocidos que habían considerado una ofensa moral la descripción acerca de que el pene de su padre futbolista medía 25 centímetros. En los días siguientes, otro juez aseguró que la dimensión detallada en las páginas era motivo de “orgullo” y no un agravio, por lo que el libro volvió a las vidrieras y se transformó en best-seller.

Castro había escrito años antes La historia de las historias de la Bossa Nova, y sus siguientes trabajos editoriales también abarcaron a los principales músicos y poetas del tradicional ritmo brasileño. Sólo “alteró” su obra para “contar la vida de un extraordinario ser humano”, el “ciudadano más amado de Brasil”. Sin embargo, el autor señaló que cuando Garrincha murió, a los 49 años, el 20 de enero de 1983, todo “un sentimiento de culpa se abatió sobre la nación”. Según el resultado de la autopsia, el puntero derecho del seleccionado campeón mundial en Suecia 58 y Chile 62 había sufrido una “congestión pulmonar, pancreatitis y pericarditis, todo dentro del cuadro clínico de alcoholismo crónico”. Continue Reading

Written by:

Views: 522

Read More

Sólo se trata de sentir

De perfil

Hay una huella en Borussia Dortmund. Es la huella de Jürgen Klopp, que pronto llegará a su último paso. A pesar de que tenía contrato hasta 2018, anunció que dejará el equipo a mitad de este año. El adiós se conoció en una conferencia, en la que explicó los motivos de su salida. «El club se merece un entrenador que esté al 100%, porque ya no soy perfecto. Así que la decisión es correcta», subrayó ante los periodistas. Queda, entonces, una obra exitosa para destacar con tinta fluorescente. Desde la llegada de Klopp en 2008, el Dortmund logró dos Bundesligas (2011 y 2012) y una Copa Alemana (2012), y cayó contra Bayern Munich en la final de la Champions League 2013. Y así como resaltan los títulos, lo mismo ocurre con el estilo que el DT tatuó en su ciclo. Vocación ofensiva. Ritmo intenso. Verticalidad. Una manera de vivir el juego que, hace más de un año, Klopp describió en el diario El País. La mejor manera de entender esta película que se acerca a los créditos del final. «Los partidos deben tener un efecto más allá del resultado. Si ganas 1-0 y el juego ha sido muy vivo, el fútbol queda legitimado. No me interesaría tener a Xavi, Messi y Cristiano en el mismo equipo… Si me pongo a jugar al tenis contra una niña de tres años y estoy al otro lado y remato con fuerza y la niña está ahí de pie con la raqueta… no es divertido. Pero si al otro lado hay un hombre y jugamos al ping-pong, si gano está bien y si no gano probablemente me haya divertido. Para los aficionados es como una droga. Yo nó solo quiero ganar, ¡también quiero sentir!».

"¡Yo no solo quiero ganar, ¡también quiero sentir!", fue el lema de Klopp en el Dortmund. Foto de David Ramos/Getty Images Europe / Vía Zimbio

«¡Yo no solo quiero ganar, ¡también quiero sentir!», fue el lema de Klopp en el Dortmund. Foto de David Ramos/Getty Images Europe / Vía Zimbio

 

Written by:

Views: 447

Read More

Cuestión de actitud

De perfil

La vida del Diente tenía dos hábitos en las calles de Alejo Ledesma. Gomera en mano, dedicaba sus mañanas a cazar palomas. Y por las tardes, movía el cuero redondo junto con sus amigos. Dos tarritos, nomás, alcanzaban para diseñar el arco y patear en la cuadra donde su casa asomaba en la esquina y la de su abuela, al frente. Pasaron varios años de esa escena, pero quedó alojada en su inconsciente. Lo mismo que los silbidos en sus tiempos como volante de central de Belgrano. «Un día, Dalcio Giovagnoli me sacó en el segundo tiempo. La gente me insultó y silbó. Ese día entré al vestuario y me metí debajo de la ducha de agua fría. No quería hablar con nadie», recordó tiempo atrás en una entrevista con diario Día a Día. ¿Cómo emergió de esa frustración? «El futbolista debe tener un autoestima que lo mantenga para los momentos malos. Tiene que estar fuerte de la cabeza». De ahí se explica, entonces, sus producciones y números positivos en Racing. Estuvo en todos los partidos del Torneo Final, se convirtió en el jugador con más minutos en cancha (1.687) y se dio el gusto de gritar campeón. El broche de esta hora exitosa resultó su taco delicioso contra Deportivo Táchira, en el estreno de la Academia en la Copa Libertadores. Luciano Lollo, el Diente en aquellos días de Alejo Ledesma, lo festejó con los puños cerrados, el abrazo de sus compañeros, la mente poderosa para resolver con un gran gesto técnico. Cuestión de actitud.

 

 

Written by:

Views: 400

Read More

De la cabeza

De perfil

La doctrina xeneize le hace espacio a un mandamiento eterno. «Tenés que dejar el alma y el corazón», exigen sus hinchas en alto volumen. Y los jugadores decodifican ese precepto de distintas maneras. Algunos prefieren pedir la pelota cuando el partido hierve y el autoestima de los compañeros cotiza en baja. Otros, con barro en la cara y bisturí en los botines, aceptan sudar y ofrecer el músculo en cada bola dividida. Y ciertos personajes, en casos extremos, se lanzan a trabar con la cabeza. Lo hizo Quique Hrabina, allá por 1985, en un partido contra Unión. Krupoviesa, Palermo y Gigliotti -en un clásico contra River– también se zambulleron para frenar el balón. Y el uruguayo Nicolás Lodeiro asombró en el Mundial de Brasil con una jugada de esos matices. Con el cuchillo entre los dientes, trabó de cabeza frente a Wayne Rooney y fue el centro de los aplausos. El futuro propietario de la camiseta 10 de Boca aún no conocía el club, pero ya entendía el dogma xeneize.

El uruguayo Lodeiro traba de cabeza contra Rooney en el Mundial de Brasil. Foto de la agencia AFP.

El uruguayo Lodeiro traba de cabeza contra Rooney en el Mundial de Brasil. Foto de la agencia AFP.

 

Written by:

Views: 706

Read More

Héroe del silencio

De perfil

El viaje de la pelota a la red incluyó imágenes eternas de su inconsciente. Recordó su estreno en Primera, allá por febrero de 2007, envuelto con la camiseta de Racing. El goce del Mundial Sub 20 obtenido a mediados de aquel año, junto con Sergio Romero, Claudio Yacob y Maxi Moralez, sus compañeros en la Sexta Especial de la Academia. El desahogo del descenso evitado en la Promoción de 2008 contra Belgrano y la satisfacción de su llegada a Estudiantes, donde se dio el gusto de jugar con la Brujita Verón y descorchar el champagne de la gloria en el Apertura 2010. El semblante emocionado por su desembarco en River, con Matías Almeyda en el banco, y el grito sagrado meses atrás, en el torneo local, con Ramón Díaz como guía del timón millonario. Y las vísceras conmovidas al igual aquella tarde en que Sabella lo tuvo entre los nombres preseleccionados para el Mundial de Brasil. Entonces, cuando el cuero se hizo gol, Gabriel Mercado corrió como en los días de adolescente de Puerto Madryn. Festejó y subió la temperatura de sus cuerdas vocales. Disfrutó la consagración de River en la Copa Sudamericana. El éxtasis de su segundo título en el club. El cuarto de su currículum personal. Y siempre, con el perfil bajo, subterráneo. Héroe del silencio.

Written by:

Views: 422

Read More