Copa América 2015 Tag Archive

Desde arriba sí se ve

A un toque

«¿Ha entrado usted, alguna vez, a un estadio vacío? Haga la prueba. Párese en medio de la cancha y escuche. No hay nada más vacío que un estadio vacío. No hay nada menos mudo que las gradas sin nadie». Lo escribió Eduardo Galeano en su libro El Fútbol a Sol y Sombra, la biblia de la pelota. Y algo de eso puede comprobarse por estas horas en el Estadio Nacional de Santiago. Museo del horror de la dictadura pinochetista, e improvisado campo de concentración durante dos meses, aún no tiene habitantes en su cemento. Espera el conteo final, la salida de los futbolista y el comienzo del cruce por el título entre Chile y la Argentina. La acción ocurre fuera de la cancha, donde se ofrecen entradas hasta por 22 mil dólares y la reventa estalla en las redes sociales. Y mientras se consumen los minutos hacia la definición de la Copa América 2015, vale un paseo por la cancha con un Drone. Así se ve el Estadio Nacional de Santiago desde las alturas.

 

 

Written by:

Views: 1580

Read More

Corregir para triunfar

Al fondo de la red

Por Geoff Hernández (@geoffhernandez)

1- Es una ridiculez enorme comparar a esta Argentina con la que perdió la final de la Copa del Mundo en Brasil. Esta es una versión desmejorada, desordenada y anárquica. Natural en un proceso de renovación. Aquella era un lienzo bien estructurado, con fundamentos sólidos en defensa y con un roster de intérpretes ofensivos de primerísimo nivel. Sabella optó por ajustarse al ritmo que exige un Mundial y dejar al lado lo que la lógica emitía: atacar para ganar. Aquel seleccionado fue cediendo ante la seducción del orden de mediacancha hacia atrás, hasta convertirse en un muro infranqueable donde la solidaridad sobrepasaba al talento. Y así llegó hasta la final. Y así perdió contra Los hermanos del norte.

2- Pero sin Messi es imposible ganar un campeonato. Y esta lección la vivió Martino en carne viva allá en Barcelona. Reformuló su guión al ver la cumbre alemana en Río de Janeiro y se preparó para llevar a la Argentina a su segunda final en competición internacional en menos de 365 días. Y lo más alucinante, sin extraer una pizca del legado de Sabella. Esta Argentina nueva, rebelde y llena de errores, compite con el mismo espíritu de Brasil, pero con un nuevo fútbol liderado por el enano y el flaco.

Todos los abrazos son para Javier Pastore, autor del segundo gol de la Selección, después de una jugada colectiva de alto vuelo.  Foto de José Brusco / Agencia NA

Todos los abrazos son para Javier Pastore, autor del segundo gol de la Selección, después de una jugada colectiva de alto vuelo. Foto de José Brusco / Agencia NA

3- Pastore es un caníbal que engulle las debilidades de su rivalEntendió el partido de Paraguay antes de que Ricci pitase. No te da nada en defensa, pero te obsequia la vida en la creación. Y como el gol es un puente entre la gestación y la definición, este flaco es un regalo para la Argentina de Martino.

4- Paraguay no sólo compitió mejor en esta Copa, sino que está jugando mejor. Todos tienen sus funciones muy clarificadas. El sacrificio de las épocas doradas se está ajustando a la batuta de un nuevo superhéroe que anduvo en toda esta expedición escupiendo sus hechizos y sus dones. De la mano de Derlis González y de la fe de Silva, esta generación guaraní competirá. El tiempo y la evolución de la idea permitirá creer en el regreso paraguayo a la zona top del continente. Que el resultado no eclipse su exitoso andar. Continue Reading

Written by:

Views: 2033

Read More

Gracias por venir, gracias por estar

A un toque

Cien partidos en la Selección. Una cifra simbólica. Contundente. Brutal. Messi llegará a ese número en la Copa América de Chile y lo festejará contra Jamaica. Será como capitán argentino, una fotografía que demuestra su proceso de crecimiento. Y a casi diez años de su estreno en celeste y blanco, contra Hungría, cuando sólo estuvo 92 segundos en el césped por una expulsión insólita. Su cantidad de encuentros deja, también, ciertas lecturas. El 10 argentino atravesó generaciones de futbolistas y ahí está, líder del plantel por acciones, y no por palabras. Jugó, por ejemplo, con Zanetti y Ayala, los dos nombres con más partidos en el seleccionado (145 y 115, respectivamente). También compartió cancha con Sorín, Heinze y la Brujita Verón, su hermano mayor en los planteles. Y escuchó discursos de seis entrenadores. De Pakerman a Martino, pasando por Coco Basile, Maradona, Checho Batista y Sabella. El hombre que lo contuvo y mejor lo entendió en la Selección. Tanto, que diseñó un sistema favorable a Messi, lo potenció y resultó clave para que alcanzara el reconocimiento de los hinchas. Y alguna vez, dejó una frase que sirve para conceptualizar al rosarino y sus 100 partidos con la Argentina: «En vez de pensar si no puede hacer las cosas mejor, tenemos que dar gracias que lo tenemos. Y tenemos que aprovecharlo. Seguramente sin él estaríamos peor».

A casi diez años de su estreno, Messi llegará a los 100 partidos con la Selección. Foto de an Walton / Getty Images South America / Vía Zimbio.

A casi diez años de su estreno, Messi llegará a los 100 partidos con la Selección. Foto de an Walton / Getty Images South America / Vía Zimbio.

Written by:

Views: 2144

Read More

Soy tu fan

A un toque

Escribió Diego Latorre, antes del comienzo de la Copa América, en el diario El País: «Argentina tiene necesidad de Pastore. Un hombre creativo con despliegue en mitad de la cancha, capaz de romper líneas y darle ritmo al juego. Alguien que libere a Messi de cargas que limitan su acción por debajo del radio de 30 metros del arco rival». Y al cabo, el futbolista de París Saint Germain cristalizó esas palabras. Una pincelada suya, con pase pulverizador de líneas incluido, fue vital para el triunfo de la Selección contra Uruguay. Respaldado por Tata Martino, el cordobés se hizo cargo de la pelota y generó juego. Y en algunos movimientos, desempolvó las fotografías de Juan Román Riquelme. Claro, Pastore es admirador serial del ex 10 de Boca. En las inferiores de Talleres, según relató el periodista Cristian Grosso en el libro Futbolistas con historia (s), viajó a Villarreal para participar de un scouting y en su inconsciente había una sola obsesión: posar junto a Riquelme. Lo logró, finalmente, y esa imagen habitó durante varios años en el portarretratos de su familia. Y en 2009, luego de un partido en la Bombonera, el ex enganche de Huracán recibió la camiseta número 10 xeneize en el vestuario. Nada es casual, entonces, en los firuletes y los pases de Pastore. En su cuerpo habita un gen. El gen riquelmista.

Pastore y su fina estampa para soltar el pase ante la marca del uruguayo Alvaro Pereira. Foto de Martín Bernetti / Agencia AFP

Pastore y su fina estampa para soltar el pase ante la marca del uruguayo Alvaro Pereira. Foto de Martín Bernetti / Agencia AFP

 

 

Written by:

Views: 1676

Read More