Barcelona – Real Madrid Tag Archive

Al fondo de la red

Por Geoff Hernández (@geoffhernandez)

1- La escenificación parecía un concierto de Coldplay. El mosaico y el Grácies Johan dirigían a las 100 mil personas ya listas para observar un día distinto en la oficina culé. Las ganas de honrar a Cruyff, las jornadas de eliminatorias transatlánticas, y el enfrentar al eterno rival, construían una peligrosa mezcla de circunstancias. Los corceles catalanes y su racha de 39 partidos invictos debían ratificar su estandarte de invencibilidad. En la otra acera, Zidane y sus guerreros se entendían inferiores, pero la pregunta que debió atormentar a Luis Enrique por mucho tiempo era: ¿Qué esperar de este nuevo Real Madrid? Continue Reading

Written by:

Views: 1193

Read More

Entre el cielo y el infierno

Al fondo de la red

Por Geoff I. Hernández (@geoffhernadez)

1- Porque la vida se trata de esto. De asumir y luego ejecutar. El corazón de un campeón jamás se subestima y menos desprecia. Barcelona, y sobre todo, Real Madrid, han dado una bofetada a la insolencia colectiva. A esos portadores de anarquía verbal que profetizaban una tragedia. La tragedia se las llevaron ellos, al observar por extractos, la versión más divina de Real Madrid, desde aquella icónica noche frente a Bayern Múnich. Lástima que no siempre basta ser buenos como para ganar, y menos si al frente tienes a la fe hecha carne.

2- Y es que, cómo no caer de rodillas ante la inconcebible ausencia de elocuencia en el fútbol, si en noventa minutos conocimos el esplendor del cielo y el resquemor del infierno. Eso es un clásico. Eso es un Barca- Madrid. Un manojo de incógnitas que solo son desveladas a medida que el temor va cediéndole espacio al talento, y este se convierte en el protagonista. Como lanzar una moneda al aire dos veces. Un primer tiempo glorioso del campeón de Europa, y un segundo capítulo furioso e inmisericorde de este nuevo Barça. De este hermoso Barça.

Jeremy Mattieu festeja el primer gol de Barcelona con Luis Suárez, que firmó la victoria en la segunda parte. Foto Alex Caparros / Getty Images Europe / Vía Zimbio.

Jeremy Mattieu festeja el primer gol de Barcelona con Luis Suárez, que firmó la victoria en la segunda parte. Foto Alex Caparros / Getty Images Europe / Vía Zimbio.

3- Carlo siempre será el más subestimado de todos. Luis Enrique respondió mejor ante las circunstancias adversas. Dos modelos distantes. Ying&Yang. La inserción de Luka Modric y de Toni Kroos en una misma línea de construcción desnudó sin piedad a la versión más angustiante –y venimos insistiendo en esto– de Mascherano, que ralentizaba la casi nula fluidez posesional azulgrana en salida. Festín del alemán, quien mordió pero nunca asesinó. Error garrafal. El Madrid llegó a creer que el asalto al Camp Nou no era una utopía. Eran una tromba de paciencia y de aprovechamiento de espacios. El Benzema más divino jugaba a placer a la espalda del jefecito y del nervioso Rakitic.

4- Y se le hacía agua la boca al Madrid, hasta que llegó el bofetón del grandote, del torpe, del que todos señalaban como un error. Algún día aprenderemos a callar. De Mathieu: 1 a 0. Y es aquí cuando se traza la línea imaginaria que asemeja a este nuevo Barça con los mejores años del Madrid de Mourinho. Firmes en la pelota parada, salvajes en las transiciones defensa-ataque, y con una característica que el más puritano de los guardiolistas jamás imaginaría: las quemaduras que produce el balón en los pies azulgranas. Mientras más rápido se llegue al arco rival, mejor. Así dicen. Continue Reading

Written by:

Views: 906

Read More

Danza con Dinho

No te olvidés


A casi diez años de la gran noche del brasileño en el Bernabéu, el recuerdo de la crónica publicada por Santiago Segurola en el diario El País: “La hinchada asistió con amargura al desastre del Madrid y tuvo la grandeza de admitir la superioridad del Barça, encabezada por Ronaldinho, autor de dos goles impresionantes que le coronaron como el jugador del partido”.

______________________________

 Por Santiago Segurola

Una noche para el recuerdo abrió heridas profundas en el Madrid y coronó al Barça en el Bernabéu, donde se asistió a un partido que recordó a otro inolvidable, aquel de Cruyff y el 0-5 que jamás se borrará de la memoria de los aficionados. El Barça desplegó todas las cualidades que le han convertido en el equipo más brillante del fútbol europeo. A la cabeza, Ronaldinho, autor de dos goles que terminaron con cualquier debate. La hinchada del Madrid lo reconoció con elegancia. Allí había un jugador excepcional y un equipo formidable. Del Madrid no quedó nada. Sólo desánimo y destrucción. La derrota sólo manifestó todos los síntomas que aquejan a un equipo que viene de numerosos fracasos y parece abocado a una crisis enorme.

El partido retrató la abismal diferencia actual entre los dos equipos. Uno responde a un plan. Está diseñado para jugar. Ficha para ajustarse a un modelo. El Barça no sólo es un equipo, es una idea de fútbol, una idea singular en estos tiempos, pero perfectamente conocida en un club que cambió radicalmente con Cruyff. Hay un hilo que conecta a aquel Barça con éste. Se observó con claridad en Chamartín. El Barça jugó con autoridad y clase. Y esta vez no le faltó el coraje que le faltó en otras ocasiones, cuando se presumía una superioridad que no terminaba de concretar. Enfrente tuvo a un equipo que no obedece a ningún plan. Continue Reading

Written by:

Views: 1287

Read More

Ecos del pasado

A un toque

Por Geoff I. Hernández (@geoffhernandez)

1- Como un prisionero sentenciado a la horca, meditando en silencio y con más pasado que futuro. Así se presentó Barcelona a Mestalla. Al corriente de cuál sería el final de esa batalla innecesaria. Lleno de telarañas ideológicas que se fueron gestando desde el 26 de octubre y que terminó su proceso paralizante este 16 de abril. Ocho días fueron suficiente para arrojar al infierno tres títulos y toda una temporada. Atlético. Granada. Real Madrid. Tres instituciones, 33 futbolistas, y tres técnicos entendidos de que a este Barça desgastado, deprimido y carente de identidad no se le puede temer. Tres derrotas de etimologías semejantes, un gol tempranero, y luego a tomarse una taza de té, mientras contemplas la descomposición genética del mediocampo culé, cuyo único manual ofensivo se reduce a la torpe salida lavolpiana, el toque hacia el centro y el desahogo a la banda (producto a la presión) de la peor versión de Alves en toda su carrera. Centro y revoleo de la defensa y volvemos a empezar.

Realcampeon

Angel Di María, autor del primer gol de Real Madrid, festejo el título. Festejo de AFP.

2- Real Madrid mantiene intacto su respeto hacia el Barça, incluso más del que debería. Los fantasmas del pasado quizá sigan girando en la cabeza de Ramos, Pepe y hasta Casillas. En esta final de Copa del Rey tenían todo para golear, excepto a Cristiano, ese asesino en serie de puntería exquisita. Jugaron con espacios, a su ritmo, y frente a un sistema defensivo cuyos integrantes ignoraban el sentido de responsabilidad al momento de retroceder. Esto lo agradeció Bale, que firmó una de las esprintadas más espectaculares que he visto en mucho tiempo (amén del fairplay de Bartra, que temió empujarlo al galés), definiendo por debajo de las piernas de un Pinto de otra división. Honor a Di María, que sigue alzando su cotización en el Wall Street del fútbol mundial. Es como un galgo rabioso y sediento de gloria. Por fuera, por dentro, presiona, muerde, centra, patea. Es una caja de Pandora de contenido eterno. Sería una locura que el club merengue lo deje ir. Continue Reading

Written by:

Views: 1017

Read More