Resiste, Víctor Jara

A un toque

Written by:

Views: 764

“Chi Chi Chi / le le le / viva Chile”. Inoxidable en su letra y ritmo, el grito musicalizará el Estadio Nacional de Chile. Retumbará en el cemento de la platea y la popular. También, en el cuerpo de los jugadores de la Roja y el seleccionado argentino. Y en su recorrido, llegará temeroso a los vestuarios. Una de las zonas más oscuras y sangrientas del viejo campo de concentración. Allí, Víctor Jara fue asesinado hace 39 años por la dictadura de Augusto Pinochet. Murió luego de ser sometido a distintas torturas (entre ellas, la fractura de sus manos a culatazos) y acribillado junto a otras 15 personas. El recuerdo de los 44 balazos recibidos por el cantante es una marca indeleble de esta cancha. Sobrevuela en la sala de espera al cruce por Eliminatorias. Y surca el cielo con el alma y la memoria del artista. Un personaje eterno. Inmortal. Como los versos tristes de Estadio Chile, su último poema, escrito en lápiz sobre una libreta de apuntes antes de su asesinato: “Canto que mal que sales / Cuando tengo que cantar espanto / Espanto como el que vivo / Espanto como el que muero”.

Comments are closed.