La otra caída

A un toque

Written by:

Views: 956

En su columna de esta semana para el diario La Nación, Ezequiel Fernández Moores se sumergió en las experiencias futboleras de Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa. Del candidato por el PRO, recordó con acierto su inicio difícil como presidente de Boca y su viaje a la política gracias a los éxitos de Bianchi y cía. Sobre el aspirante por el Frente para la Victoria, soltó detalles jugosos del partido que jugó con Tevez en Fuerte Apache y de un amistoso de verano que disputó contra Macri. Y del candidato por el Frente Renovador, finalmente, trazó pinceladas de sus tiempos como hombre fuerte de Tigre.

La clase política, desde siempre, tocó de primera con el fútbol. Fernando de la Rúa siguió esa tendencia en su corta estadía en el poder. En diciembre de 2000, se reunió con Maradona en la quinta de Olivos. Entre elogios, recuerdos y la votación que por entonces realizó la FIFA para elegir al mejor jugador del siglo, el ex presidente se quedó con un tesoro: una camiseta de Boca firmada por el Diez. Ambos personajes, con el corazón pintado de azul y amarillo, se sentían más que satisfechos tras la Copa Intercontinental ganada días antes en Japón.

A esa altura, De la Rúa aparecía lejos del césped. Una postal que sí se había visto en 1989, en un amistoso organizado por la UCR rumbo a las elecciones presidenciales de aquel año. La cancha de Vélez fue el decorado de aquel partido jugado entre dirigentes del radicalismo y artistas. Con el Coti Nosiglia, Pacho O’Donnell, Emilio Disi y Hugo Gatti, entre otros nombres, De la Rúa se vistió de futbolista. La imagen que emergió de aquella noche lo mostró rústico con la pelota y los movimientos. Tanto, que en un momento quiso poner su GPS hacia el arco y terminó en el pasto. Una caída insólita. Un aviso, en definitiva, de lo que ocurriría años después.

Comments are closed.