El mal de los jugadores

A un toque

Written by:

Views: 794

El desafío del agua viaja junto con la lucha contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). Varios cracks de la pelota, como Messi, Cristiano Ronaldo y Neymar, le ponen el cuerpo a la campaña y concientizan sobre esta enfermedad. La adhesión se debe, entre otras razones, a que este mal degenerativo tiene una relación misteriosa y preocupante con el fútbol. Lo confirma un dato: unos 40 jugadores italianos murieron desde 1973. por esta dolencia La última víctima fue Stefano Borgonovo, que falleció a los 49 años, con el cuerpo paralizado por esta enfermedad que provoca la destrucción paulatina de las células nerviosas. Su drama estremeció a la sociedad italiana.

 

Un estudio epidemiológico demostró los lazos del fútbol con la ELA. La investigación, realizada entre 7.325 futbolistas italianos entre 1970 y 2006, detectó ocho casos. Una cifra seis veces superior a la media. Nadie, sin embargo, supo explicar los motivos. “Aunque no se puede definir la ELA como una enfermedad, es innegable que existe una relación”, indicó el neurólogo italiano Gabriele Mora.

Ahora bien, ¿cuáles son los factores que unen el fútbol con la ELA? “Los repetidos traumatismos en las piernas, los cabezazos, los esfuerzos intensos, el contacto con los pesticidas del césped y el abuso de fármacos, especialmente antiinflamatorios”, destacó Mora, años atrás, en un nota con el diario El País, de España. A esas causa se suma la predisposición genética, un punto crucial en las personas afectadas por este mal degenerativo.

[pullquote]En los últimos meses de vida, Borgonovo completó su autobiografía, en la que detalló su lucha contra la ELA.[/pullquote] Armando Segato fue el primer futbolista que murió como consecuencia de la ELA. Diagnosticado en 1968, perdió la vida en 1971, a los 44 años. Otros nombres de esa lista dramática fueron Ernsr Ocwirk (Sampdoria, muerto a los 43 años), Giorgio Rognoni (Milan, a los 40), Fabrizio Falco (Salernitana, 35), Guido Vincenzi (Sampdoria, 65), Narciso Soldan (Milan, 59), Rino Gritti (Lazio, 51), Albano Canazza (Como, 38 años), Gianluca Signorini (Genoa, 42), Fabrizio Dipietropaolo (Roma, 39), Lauro Minghelli (Torino, 31) y Ubaldo Nanni (Pisa, 44).

La muerte de Borgnovo, hace más de un año, conmovió a Italia. Amigo de Carlo Ancelotti, actual DT de Real Madrid, hizo pública su enfermedad en septiembre de 2008 y, desde ese momento, vivió paralizado por la ELA. Más allá de su lucidez mental plena, sólo podía mover las pupilas y se comunicaba con las personas gracias a una computadora que traducía los movimientos de sus ojos en signos. Postrado en la cama, aún recordaba sus días como suplente de Marcos Van Basten en Milan y su gol a Bayern Munich, en las semis de la Champions League de 1990, que firmó el pase a la definición del certamen, donde Arrigo Sacchi y cía se consagraron bicampeones.

“Si pudiera vivir de nuevo, volvería a calzarme los botines”, expresó Borgonovo, allá por 2008, en las páginas de La Gazzetta Dello Sport, donde solía colaborar de manera habitual. Y tiempo después, retrató las complicaciones de esta enfermedad degenerativa: “La ELA no sólo mata, sino que requiere una atención paliativa que cuesta una fortuna”.

 

 

 

Comments are closed.