LUIS ZUBELDÍA Y UNA VIDA DE APRENDIZAJES

A un toque

Written by:

Views: 100

El aprendizaje habita en su ADN. Su madre es docente y dos de sus cuatro hermanos también se dedican a la enseñanza. Ese vínculo, acaso, sea un impulso constante en la formación de Luis Zubeldía. De ahí que alguna vez haya estudiado periodismo deportivo “para ver el fútbol desde otra óptica”, o viajado a una casa de familia en Manchester para avanzar con sus estudios de inglés. Lo suyo es la búsqueda de nuevas experiencias. Conocimiento. Por eso, antes de su aventura por Alavés en 2017 quiso escuchar los consejos de un hombre reverenciado en el mundo de la pelota.

Ahí, Zubeldía consiguió el teléfono de Marcelo Bieslsa y le dejó un mensaje. “Usted es una de las personas que me inspiró en esta profesión. Y ahora que voy a participar de una de las mejores ligas del mundo quería agradecérselo. Si tiene algo para sugerirme, con mucho gusto lo escucho”. El técnico de Leeds United le respondió enseguida: “Dos cosas, Luis; defienda siempre al más débil del grupo, y anote qué cosas no va a negociar, pero sepa usted que va a tener que negociar”. El mensaje quedó en el inconsciente del DT de Lanús, uno de los finalistas de la Copa Sudamericana.

A los 40 años, esta definición continental -la séptima del Granate, que ya ganó dos títulos internacionales- será un nuevo aprendizaje para Zubeldía. Ya conoció el gusto agrio en sus tiempos de futbolista. Una osteocondritis disecante en la rodilla izquierda lo corrió del césped a los 23 años, después de jugar 57 partidos y convertir tres goles en Lanús. En el pasado había dejado, también, su rodaje con la selección Sub 17 (estuvo en el Sudamericano y el Mundial de 1997) y la Sub 20 (fue a la Copa del Mundo de 1999). “Todo lo que tenía proyectado se derrumbó. Me salvó tener completo el secundario y estudiar periodismo deportivo”, reconoce al mirar por el espejo retrovisor.

Había que empezar, otra vez. Transitar una ruta nueva. Lo hizo como asistente en la Quinta y Sexta División de Lanús. Y a mediados de 2006, Zubeldía dio el salto a Primera como ayudante de campo de Ramón Cabrero. “Siempre lo tengo presente. Está conmigo en un montón de cosas que me enseñó y hago”, recuerda sobre el DT con el que el club granate logró el primer torneo local de su historia en 2007. Poco después asumió como entrenador del equipo, en un viaje que continuó por Barcelona de Ecuador, Racing, Liga de Quito, Santos Laguna, Independiente de Medellín, Alavés y Cerro Porteño.

Volvió a Lanús en septiembre de 2018, tras la salida de Ezequiel Carboni. Su club del alma lo precisaba: tenía que sumar puntos y mejorar el promedio del descenso. Más de dos años después, Zubeldía cristalizó ese objetivo y llevó al equipo a la final de la Sudamericana, con un punto de contacto con la mayoría del plantel: él también emergió de las inferiores del club. Hoy buscará conseguir su primer título como técnico principal. Y más allá de lo que ocurra en Córdoba, ya está dispuesto a un nuevo camino. Otro aprendizaje: “Quiero dirigir hasta los 70 años y superar largamente los 1.000 partidos. Me gustaría descubrir, en definitiva, qué visión tengo del fútbol”.

 

Comments are closed.