El silencio de los jugadores

Al ángulo

Written by:

Views: 901

Por Santiago Tuñez

Esta generación de jugadores tuvo su oportunidad para cambiarle el GPS al seleccionado y la AFA. ¿Con el título en el Mundial de Brasil? ¿Con el grito sagrado en la Copa América de Chile o Estados Unidos? Nada de eso. El grupo que comenzó a hornearse en los ciclos de Pekerman y Maradona pudo hacer escuchar su voz en la crisis interminable del fútbol nuestro. Sin embargo, eligió el silencio antes que dar el golpe en la mesa. Calló cuando el contexto reclamaba su opinión ante tanto desorden que dañó la camiseta argentina.

La crítica más fuerte de este plantel fue ante los retrasos en los vuelos y los problemas de traslado en la última Copa América. “Qué desastre son los de la AFA”, se quejó Lionel Messi en aquel momento. Nada dijeron él y sus compañeros, en cambio, de la interna en la AFA, y tampoco acerca de la elección insólita que terminó 38 a 38 entre Tinelli y Segura. Menos aún, sobre los cambios constantes de entrenadores. La Selección tuvo tres técnicos en los últimos cinco años, y siete en poco más de una década. Una desprolijidad.

El ejemplo más claro, en ese sentido, ocurrió meses atrás, con la salida de Gerardo Martino. Los dirigentes le negaban futbolistas a Tata para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Harto de ese egoísmo, el DT presentó la renuncia. Lejos de respaldarlo y criticar a la dirigencia que forzó su adiós, los jugadores volvieron a poner mute. No se escuchó ninguna declaración en esa línea Y todo, siendo conscientes de qué consecuencias trae el movimiento continuo de entrenadores: la pérdida de identidad en el juego del seleccionado.

Decía Mascherano en un reportaje con el diario La Nación antes de la Copa América de Chile: “Lo que pasó en la Argentina es que en los últimos años nos costó mantener una línea. Estuvo Bielsa, que impuso una línea de juego, y luego Pekerman la mantuvo, pero con sus matices; después comenzamos a probar cosas muy diferentes. Hasta que Alejandro le encontró un poco la vuelta. Pero lo que te digo de antes de Sabella no pasó en 50 años, fueron cambios en menos de diez. Por eso, más allá de lo que pase en este torneo, es importante que se le permita al DT seguir con la idea y desarrollarla”.

El análisis criterioso de Mascherano quedó en letras sobre papel y no fue blindado desde el plantel para proyectar un estilo futbolístico en la Selección. De hecho, Martino dijo adiós un año después y Bauza llegó con una propuesta de matices diferentes. El descalabro en el nuevo modelo de las juveniles tampoco encontró opiniones de los futbolistas. Y eso que varios de ellos (Messi, Romero, Zabaleta, Mercado, Biglia, Agüero y Banega, entre otros) dieron el salto al seleccionado desde los equipos que dirigían los ayudantes de Pekerman.

Estos jugadores tienen chapa para pedir un lugar de la mesa de discusiones con los dirigentes. Llevaron a la Selección a la final de un Mundial después de 24 años y le hicieron ganar millones de dólares a la AFA. Su legado podría haber ido más allá de una jugada, un gol, un triunfo. Hubieran quedado en el recuerdo como el grupo que puso el cuerpo fuera del césped e intentó cambiar algo. Una pena que le hayan bajado el volumen a su voz.

Comments are closed.