Justicia perseguirás

A un toque

Written by:

Views: 428

A los 24 años, Adán Abraján tenía sueños de estudiante en la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero. Y lejos de las clases, fantaseaba con el fútbol. Jugaba en Los Pirotécnicos de El Fortín y sus compañeros aún lo recuerdan como uno de los nombres destacados del equipo. Hace tiempo que no corre por la cancha de Tixtla, donde ni siquiera quedan las líneas del campo. Lo extrañan sus padres y sus hijos, de dos y siete años.

Adán Abraján es uno de los 43 estudiantes mexicanos que permanecen desaparecidos desde el 26 de septiembre de 2014. Aquella noche, un grupo de policías corruptos atacó a tiros a los alumnos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa. Hubo seis muertos y 25 muertos. Para la Fiscalía, los 43 jóvenes desaparecidos fueron asesinados e incinerados en un basurero por el cártel de Guerreros Unidos. Una conclusión a la que llamó «verdad histórica». Sin embargo, una investigación independiente descartó esa posibilidad.

El recuerdo de los estudiantes desaparecidos dominó gran cantidad de marchas en México, al cumplirse el primer aniversario. Y el planeta fútbol se sumó a las manifestaciones. En el clásico azteca, los hinchas de Chivas de Guadalajara -con Matías Almeyda como DT- mostraron una bandera con el número 43. El mensaje se vio, precisamente, a los 43 minutos del primer tiempo, en medio del descuento de América. El festejo de Las Águilas bajó el volumen al pedido de justicia en el estadio Azteca, aunque no silenció el reclamo. Todo lo contrario: el grito de la sociedad mexicana sigue presente. Ahora, y siempre.

 

 

Comments are closed.