El dueño de la pelota

A un toque

Written by:

Views: 926

Riquelme, en aquellos tiempos en las inferiores de Argentinos.

Riquelme, en aquellos tiempos en las inferiores de Argentinos.

Dijo no querer hablar sobre Carlos Bianchi, a quien hace unos meses sentía “como un padre”. También elogió a Bichi Borghi y, en un viaje vertiginoso, lo llevó arriba de todos los técnicos de la Argentina. Y en tono convencido, soltó frases de agradecimiento a Argentinos por haberle dado el pan de cada día a su familia. Juan Román Riquelme volvió al hogar de sus inferiores y, el recorrido de diferentes nombres, mencionó a Carlos Balcaza. Un personaje que colaboró en el horneado de su talento. Lo dirigió en la Octava y Séptima del Bicho, en aquellos días en que JR enfocaba sus ojos en Fernando Galetto y José Luis Villarreal. Lejos de pensar en adherir el 10 en su espalda, le fascinaba moverse como volante central. Era un 5 de alta costura. El dueño de la pelota.

“Algunos me decían que lo tenía que poner de enganche, porque le faltaba marca. Pero lo ponía de volante central porque desde ahí manejaba el partido y obligaba al diez rival a que lo marcara a él. Era un cinco como Gorosito en sus primeros años de River, un cinco lujoso que cambiaba de frente, metía pases de gol y se cansaba de tirarle pelotazos exactos a los delanteros“, recordó Balcaza, tiempo atrás, en la revista Mística. Y con los ojos en el pasado, aportó otra fotografía de Riquelme en las inferiores de Argentinos: “En la final de un torneo que jugamos en Italia, nos enfrentamos al Borussia Dortmund, que tenía una dinámica bárbara. Ahí lo puse de diez, pero enseguida empezó a hacerme señas para volver a jugar como cinco. Retomó su posición y marcó el gol que fue clave para que saliéramos campeones”.

 

Comments are closed.