De taquito

A un toque

Written by:

Views: 973

“Sabemos que son momentos duros y difíciles, pero no tenemos una sola duda: los argentinos vamos a arrancar, vamos a salir adelante. Vamos a hacer el país que nos merecemos”. El mensaje de Raúl Alfonsín carreteó por un balcón del Cabildo y se paseó por la Plaza de Mayo. En su viaje, movió las vísceras de una multitud. Hubo aplausos, llantos y cantos. Ocurrió hace 30 años, en el regreso de la democracia. La dictadura era un recuerdo sangriento. Y comenzaba un período nuevo en el país. Una etapa en la que Alfonsín resistió golpes de Estado, sufrió la reacción adversa de las corporaciones y, ante errores económicos de su gestión, dejó el poder meses antes de finalizar su mandato. Acaso, el fútbol fue uno de sus alivios en medio de las turbulencias. El ex presidente se dio el gusto de recibir a los jugadores de Independiente -su equipo del alma-, luego de obtener la Copa Intercontinental de 1984. Y dos años después, le abrió el balcón de la Casa Rosada a Maradona y cía, tras ganar el Mundial de México. “Nunca voy a olvidar su cara de alegría por lo conseguido”, recordó Ricardo Bochini, uno de los nombres de aquel plantel argentino. “Era un apasionado por el fútbol”, señaló el Bocha, años más tarde, con Alfonsín lejos del poder. Y esta foto así lo demuestra. De taquito.

Alfonsin

Comments are closed.