Cenizas del paraíso

A un toque

Written by:

Views: 471

Aquel Huracán dirigido por Cappa permanece en el inconsciente colectivo. El recitado de los titulares sale de memoria y arranca con Gastón Monzón en el arco. Sigue con Araujo, Goltz, Eduardo Domínguez y Arano en la defensa. En el medio, aparecen Leandro Díaz, Bolatti y Toranzo. Y el tridente ofensivo, habitado por Pastore, Defederico y Nieto. Un año después del subcampeonato, aún se recuerda el tiki-tiki de ese equipo. Pero nada queda en el césped. Apenas un nombre sobrevive en Parque Patricios. ¿Quién? Monzón. El resto, emigró a otros clubes del fútbol nuestro o aterrizó en Europa, como Pastore y Bolatti. Incluso, el padre de esa criatura eligió llevar su manual a River. Un ejemplo más de los tiempos efímeros que se viven en el mundo de la pelota.

Comments are closed.