Al fondo de la red

Reinventando la grandeza

Al fondo de la red

Por Geoff Hernández (@geoffhernandez)

1- En la vida y en el fútbol, uno de los procesos más complicados de conseguir es la reinvención. Ya sea por el añoro precoz de los éxitos del pasado, o por el terror que significa enfrentar al futuro entendiendo que los recursos ya utilizados no tienen los mismos resultados. Y reconocer el momento preciso para reconstruir sin sufrir es algo muy difícil, casi siempre el dolor es el camino más fácil para iniciar la ruta hacia la restitución de la grandeza.

2- Y el Barcelona del año pasado sufrió. En el campo y fuera de el. Esta temporada tenía que tomar la decisión que lo conduciría por la próxima década. Mantenerse ajustado al Torán del pasado o reescribir la leyenda del club que en el fútbol contemporáneo se convirtió en dictador y en dueño de casi todo. Y sin dudas, eligió esta última opción. Dejándose moldear por la frescura de un Luis Enrique que entiende el fútbol desde la óptica de Can Barca, pero con los recursos fundamentados en toda Europa.

La Orejona en el medio, y a su lado, toda la satisfacción de los jugadores del Barcelona. Los dueños de la Champions. Foto de Laurence Griffiths / Getty Images Europe / Vía Zimbio

La Orejona en el medio, y a su lado, toda la satisfacción de los jugadores del Barcelona. Los dueños de la Champions. Foto de Laurence Griffiths / Getty Images Europe / Vía Zimbio

3- Las finales son cortometrajes que no te dan espacio al error. Pruebas que debes entregar al profesor sin permiso de revisión. Las finales son el puente más corto a la gloria o al olvido. Y así lo entendió una Juventus que jugó el partido de su vida. Lo zarandearon como Drago lo hizo con Rocky, lo tiraron a la esquina y le propinaron una paliza emocional y futbolística. Todo esto en apenas 15 minutos. Rakitic, al minuto cuatro, encendía las redes luego del recital que inició Messi por la derecha, asesinando a la Vecchia con pelotas cruzadas, un control orientado perfecto de Neymar y la asistencia del único jugador que tiene la capacidad de detener el tiempo cuando está en el área. Iniesta. Mr.Finales, levantaría la cabeza y le permitiría al croata llenarse de gloria y de colocar el primer sablazo al alma italiana, iniciando el festival. Continue Reading

Written by:

Views: 740

Read More

La Alianza de los perfectos

Al fondo de la red

El Barcelona festeja la Copa del Rey en el Camp Nou. Ahora lo espera la final de la Champions League. Foto de  Alex Caparros / Getty Images Europe / Vía Zimbio

El Barcelona festeja la Copa del Rey en el Camp Nou. Ahora lo espera la final de la Champions League. Foto de Alex Caparros / Getty Images Europe / Vía Zimbio

Por Geoff Hernández (@geoffhernandez)

1- Porque la perfección se cimenta con un modelo a seguir. Todo nace de allí. Hoy el Barcelona de Luis Enrique es una máquina trituradora de esperanzas, de modelos, y de funcionamientos. Un mecanismo que en este último mes ha desatado una sinfonía inequívoca, imposible de descifrar, llegando al escandaloso punto de no ser amenazado por ninguno de sus últimos rivales, ni en España, ni en Europa.

2- Athletic. Debe ser muy duro ofrecer un esfuerzo colectivo tan grande para que el don que habita en un hombre te destruya todo lo planificado. Nada se le puede reprochar a un equipo que a través de sus ideas intenta competir. Quizá lo único, fue la inocencia de no saber responderle al temblor, o peor, quizá no creerse capaz de vencer. Son tres reveses seguidos en finales contra los dictadores azulgranas en menos de siete años. Un choque emocional que el linaje bilbaíno sentía en sus hombros antes de pisar el estadio que Luis Enrique y Messi han convertido en un cementerio de ilusiones. Donde nadie sale vivo. Continue Reading

Written by:

Views: 632

Read More

De venganzas y de Messi…

Al fondo de la red

Messi queda mano a mano con Neuer y suelta una definición deliciosa. Es segundo gol, y el segundo de Barcelona. Foto de : Shaun Botterill/Getty Images Europe / Vía Zimbio

Messi queda mano a mano con Neuer y suelta una definición deliciosa. Es segundo gol, y el segundo de Barcelona. Foto de Shaun Botterill/Getty Images Europe / Vía Zimbio

Por Geoff Hernández (@geoffhernandez)

1- Todos tendrán que seguir compitiendo por el segundo puesto. No hay uno en la faz de la tierra que pueda ajustarse al nivel de compromiso íntegro y de calidad innata como lo hace Leo. Es ridícula la forma como puede dominar a placer un deporte. Entenderlo, mejorarlo, y secuestrarlo. Messi es el fútbol sintetizado en una persona.

2- Guardiola sabía que la única forma de salir vivo del Camp Nou era desnaturalizarse y rearmar su idea a través del sacrificio y de los relevos insaciables. Y de pararlo a Messi, claro. Siendo esto último, lo más imposible de todo. ¿Por qué? Porque el fútbol son momentos que van y vienen. De gloria y de sufrimiento. Como en 2013 y La Noche de los Cristales Rotos. Y hoy el genio que utiliza la 10 es imparable. La construcción que ha confeccionado Luis Enrique tiene unas bases muy sólidas. Y ante eso se enfrentaba el diezmado Bayern, una víctima que se mostró débil y que terminó compitiendo como los grandes. Viéndole la cara sin estupor al monstruo de tres cabezas. Y alargando lo inevitable por el mayor tiempo posible. Sufrir estas circunstancias y lograr competir al nivel máximo hasta los 31 minutos del segundo tiempo, es digno de admirar. Continue Reading

Written by:

Views: 767

Read More

¿Qué es de la vida si no se juega a algo?

Al fondo de la red

Por Roberto Parrottino (@rparrottino)

Hugo Donato, el entrenador de barba candado de Talleres de Remedios de Escalada, charla en la noche fresca con Sergio Patón Bonasiolle, el capitán del equipo que ha anunciado su retiro. Al aire libre, al costado de las canchas de tenis del club, en una especie de concentración antes del partido del campeonato de Primera C ante El Porvenir, Donato le convida una seca de porro a Bonasiolle y, mientras empina una petaca de whisky, lo alecciona.

–¿Estás un poco nervioso? No le des tanta vuelta. Vos decís: “En el último partido se juega todo”. Pero no es ahí. Está la emoción, la familia, las llamadas. Pero el tema es el después. Tenés que empezar a vivir la vida. Pasa un tiempo, un mes, estás en tu casa un sábado, llegan las cuatro, las cinco, las seis… Ahí está la cosa. El cuerpo tiene una memoria, ¿viste?
–¿Cómo? No entiendo.
–Estuviste 15 años a esa hora dándole y metiéndole. ¿Esa energía dónde la ponés ahora?
–Cojo.

 

Bonasiolle (Esteban Lamothe) es el protagonista de El 5 de Talleres (2014), una película escrita y dirigida por Adrián Biniez que se estrenó días atrás en la Argentina y que trata, en esencia, el camino hacia el retiro de un jugador a los 35 años; y que, al mismo tiempo, pinta el Conurbano sur de la provincia de Buenos Aires a través del fútbol, el paso del tiempo en el barrio y el apoyo a Bonasiolle de su esposa Ana (Julieta Zylberberg, la mujer en la vida real de Lamothe). Aunque se despega del tono traumático del final de la carrera, aparecen la presión del padre de Bonasiolle, quien le dice hasta el último minuto que está para jugar tres, cuatro años más, y situaciones cotidianas que, en el contexto del retiro, lo quiebran, como un mareo mientras trabaja como fumigador. El 5 de Talleres no es una película de fútbol. Recrear el fútbol, el juego en la cancha, es insuperable para el cine. Nadie puede actuar de Lionel Messi. Es inimitable. El 5 de Talleres es, acaso, una reafirmación del cariño. Sergio Sebastián Bonassiolle –doble “s”– existe: jugó de 1993 a 2003 y de 2005 a 2007 en Talleres. Continue Reading

Written by:

Views: 780

Read More

Entre el cielo y el infierno

Al fondo de la red

Por Geoff I. Hernández (@geoffhernadez)

1- Porque la vida se trata de esto. De asumir y luego ejecutar. El corazón de un campeón jamás se subestima y menos desprecia. Barcelona, y sobre todo, Real Madrid, han dado una bofetada a la insolencia colectiva. A esos portadores de anarquía verbal que profetizaban una tragedia. La tragedia se las llevaron ellos, al observar por extractos, la versión más divina de Real Madrid, desde aquella icónica noche frente a Bayern Múnich. Lástima que no siempre basta ser buenos como para ganar, y menos si al frente tienes a la fe hecha carne.

2- Y es que, cómo no caer de rodillas ante la inconcebible ausencia de elocuencia en el fútbol, si en noventa minutos conocimos el esplendor del cielo y el resquemor del infierno. Eso es un clásico. Eso es un Barca- Madrid. Un manojo de incógnitas que solo son desveladas a medida que el temor va cediéndole espacio al talento, y este se convierte en el protagonista. Como lanzar una moneda al aire dos veces. Un primer tiempo glorioso del campeón de Europa, y un segundo capítulo furioso e inmisericorde de este nuevo Barça. De este hermoso Barça.

Jeremy Mattieu festeja el primer gol de Barcelona con Luis Suárez, que firmó la victoria en la segunda parte. Foto Alex Caparros / Getty Images Europe / Vía Zimbio.

Jeremy Mattieu festeja el primer gol de Barcelona con Luis Suárez, que firmó la victoria en la segunda parte. Foto Alex Caparros / Getty Images Europe / Vía Zimbio.

3- Carlo siempre será el más subestimado de todos. Luis Enrique respondió mejor ante las circunstancias adversas. Dos modelos distantes. Ying&Yang. La inserción de Luka Modric y de Toni Kroos en una misma línea de construcción desnudó sin piedad a la versión más angustiante –y venimos insistiendo en esto– de Mascherano, que ralentizaba la casi nula fluidez posesional azulgrana en salida. Festín del alemán, quien mordió pero nunca asesinó. Error garrafal. El Madrid llegó a creer que el asalto al Camp Nou no era una utopía. Eran una tromba de paciencia y de aprovechamiento de espacios. El Benzema más divino jugaba a placer a la espalda del jefecito y del nervioso Rakitic.

4- Y se le hacía agua la boca al Madrid, hasta que llegó el bofetón del grandote, del torpe, del que todos señalaban como un error. Algún día aprenderemos a callar. De Mathieu: 1 a 0. Y es aquí cuando se traza la línea imaginaria que asemeja a este nuevo Barça con los mejores años del Madrid de Mourinho. Firmes en la pelota parada, salvajes en las transiciones defensa-ataque, y con una característica que el más puritano de los guardiolistas jamás imaginaría: las quemaduras que produce el balón en los pies azulgranas. Mientras más rápido se llegue al arco rival, mejor. Así dicen. Continue Reading

Written by:

Views: 531

Read More

El Barça que compite

Al fondo de la red

Ivan Rakitic festeja el gol del triunfo del Barcelona. Neymar y Luis Suárez lo esperan para el abrazo. Kun Agüero sufre en el Camp Nou. Foto de David Ramos / Getty Images Europe / Vía Zimbio

Ivan Rakitic festeja el gol del triunfo del Barcelona. Neymar y Luis Suárez lo esperan para el abrazo. Kun Agüero sufre en el Camp Nou. Foto de David Ramos / Getty Images Europe / Vía Zimbio

Por Geoff I. Hernández (@geoffhernandez)

1- … y es que de no haber sido por la noche astronómica y casi inverosímil de Joe Hart, la visita del pequeñito equipo del City, hubiese terminado en tragedia en el Camp Nou. La diferencia entre escuadras da miedo. Si se deslastra de los 180 minutos, los últimos 30 del encuentro en el Etihad, estaríamos hablando de un monólogo de los tres tenores, acompañados por la sinfonía que ha ido ensamblando correctamente Luis Enrique, después del golpe de efecto en Anoeta. Superiores. Llenos de fe. Y con suficiente fútbol en sus botas como para volver a mirar al rostro a los máximos exponentes de esta Liga de Campeones. Continue Reading

Written by:

Views: 682

Read More

El Barça que recula

Al fondo de la red

Por Geoff Hernández (@geoffhernandez)

Luis Suárez está intratable en el área y demuestra su poder de fuego en la red. Foto de Denis Doyle / Getty Images Europe / Vía Zimbio

Luis Suárez está intratable en el área y demuestra su poder de fuego en la red. Foto de Denis Doyle / Getty Images Europe / Vía Zimbio

1- Hemos llegado al punto que si Messi desea terminar una eliminatoria, simplemente, lo hace. El rugido, el aguante y la ilusión de El Madrigal lo acalló el 10 en sólo tres minutos. Lástima y decepción. Lástima por el espectáculo, que fue seriamente trastocado luego del gol de Neymar, y decepción por la forma como defendió el bloque que lidera Marcelino. Cuatro encuentros en todo el año bastaban para aprender a protegerse de ese pase diagonal de Messi. En tres minutos, el Barca terminó la eliminatoria.

2- …y en 35, la revivió el Villarreal. Y más que por vestigios propios, fue simplemente por esta nueva versión que da miedo del Barcelona. El Barça que recula. Cheryshev y Vietto eran fe para el Submarino, y vaya que no fue el día más exquisito en las transiciones, pero es que el talento que tiene el argentino basta para enmendar cualquier error en construcción.

3- Pina y sus demonios. Inocente del daño que alejará a Busquets por varias semanas y culpable de sentenciar a su equipo al fracaso, y dejarlo con uno menos restando 30 minutos de partido. Hay una diferencia clara del Villarreal lleno de confianza, y el equipo pequeño que no sabe entender las atmósferas de citas tan importantes. Atacaron y aprovecharon los lapsus de mediocridad que el Barcelona les otorgó. Fue una ilusión lo del Bernabéu. La sobreexcitación los llevaba a faltarle un pase en las jugadas y a confundirse en las posiciones y los relevos. El gol fue el único momento genuino del partido para el Villarreal, de resto, nada. Continue Reading

Written by:

Views: 618

Read More

El último partido en Libertad

Al fondo de la red

Carlos Liscano, protagonista de aquel partido antes de ser liberado, es hoy el director de la Biblioteca Nacional de Uruguay. Foto de La Diaria.

Carlos Liscano, protagonista de aquel partido antes de ser liberado, es hoy el director de la Biblioteca Nacional de Uruguay. Foto de La Diaria.

Por Gabriel Tuñez (@gabtunez)

“Alguien decidió, hace cinco días, organizar el último partido en el Penal de Libertad antes de la liberación. Yo he jugado al fútbol desde niño, también todo los años en la cárcel. Estuve fracturado y enyesado muchas veces. No quería jugar ese partido, no quería que ocurriera nada antes de salir. Pero era un deber despedirse jugando al fútbol”. (Fragmento de El furgón de los locos, de Carlos Liscano)

____________________

El aviso, como siempre, llega en papeles apenas visibles, en susurros, en golpes precisos y comprensibles a las paredes. Los convocados sabrán qué hacer cuando salgan al recreo. No hay camisetas que los diferencien, no hay césped que pisar, no hay redes en los arcos de madera. No habrá otro partido allí, a 50 kilómetros del estadio Centenario, cuyas luces, como en la canción de Jaime Roos, resaltan a lo lejos en las noches de Montevideo.

Los presos políticos de la dictadura uruguaya se encontraban, en su mayoría, aislados del resto de la población carcelaria del penal de la ciudad de Libertad. Habían sido llevados desde diferentes prisiones, cuevas húmedas, oscuras y compartidas con ratas y cucarachas. Habían pasado los últimos 12 años de vida, si así se le podía llamar, entre la locura, los golpes, las torturas, el hambre y la ausencia. Escuchando las constantes voces que surgían de la mente, atormentándolos, lastimando los mejores recuerdos. Continue Reading

Written by:

Views: 916

Read More