Ezequiel Fernández Moores Tag Archive

«Acá hemos destruido la cultura del juego»

Mano a Mano

La pelota viaja en una mesa del Club Eros. Ezequiel Fernández Moores y el Ruso Verea marcan el ritmo. Eduardo Zimmerman, Marcelo Leiras y Roberto Dvoskin, profesores de la Universidad de San Andrés, entienden el juego y sueltan asistencias quirúrgicas. Es tiempo de un nuevo partido de palabras. Comienza la segunda parte de la nota publicada en la revista de la casa de estudios. Y dice Verea: «El fútbol es el único deporte que puede permitir que lo impredecible se dé. Vos no podés arreglar All Blacks contra Italia, porque es muy evidente, o San Antonio Spurs contra Olimpia de Venado Tuerto».

Ezequiel Fernández Moores: También ahí hay una cosa a favor del fútbol, o al menos para debatir. Todos los deportes modificaron sus reglamentos para favorecer su entretenimiento y la transparencia. Pero el fútbol ha dicho ‘por qué en nombre de espectáculo tengo que cambiar el reglamento’. Si un equipo chico quiere poner dos micros en la línea del arco para salir 0-0, o meter un contragolpe y tal vez ganar 1-0 en el último minuto, y encima tal vez con la mano, eso forma parte del fútbol. Y esto creo que mantiene parte de la popularidad y la locura del fútbol.

Ezequiel Fernández Moores, el Ruso Verea y los profesores de la Universidad de San Andrés, en plena charla futbolera. Foto del Movimiento Argentino de Fotógrafos Independientes Autoconvocados (M.A.F.I.A.)

Ezequiel Fernández Moores, el Ruso Verea y los profesores de la Universidad de San Andrés, en plena charla futbolera. Foto del Movimiento Argentino de Fotógrafos Independientes Autoconvocados (M.A.F.I.A.)

Eduardo Zimmermann: Eso es lo que a los estadounidenses no les entra en la cabeza.

Marcelo Leiras: El único cambio importante fue que el arquero no pudiera agarrar la pelota con la mano después de un pase de un compañero, y estuvo bien.

Ruso Verea: Para mí las reglas no habría que tocarlas, aunque sólo cambiaría el hecho de comprobar en forma electrónica si fue gol o no. Es lo único que aceptaría. Si no tiene malas armas, no me molesta que ponga dos micros delante del arco. En todo caso, tengo que encontrar la vuelta para abrir la ventana. Ahora el problema es que te dejan poner los dos micros, te dejan que te lleven a los pibes al exterior, que te escondan la pelota, que te envenenen los bidones, que te prendan y apaguen la luz, que te inunden el vestuario… Entonces tenemos un lío bárbaro. Continue Reading

Written by:

Views: 1695

Read More