RETRATO DEL BUEN PROFESIONAL

Literatura hecha pelota

Written by:

Views: 359

El currículum del irlandés Eamon Dunphy indica que jugó en Millwall, Charlton Athletic y Reading, entre otros equipos de Inglaterra. Incluso, disputó 27 partidos en la selección de su país entre 1965 y 1971. Sin embargo, tenía más facilidad con las palabras que con la pelota. Lo demostró con sus columnas futboleras en los diarios Sunday Tribune y Sunday Independent. Y también, en las páginas de varios libros, entre ellos la biografía del ex volante Roy Keane y la historia de la banda U2.

Su aventura en Millwall durante la temporada 1973-74 quedó retratada en ¿Sólo un juego?, un clásico indispensable. Allí, le puso conceptos, análisis y emoción a los momentos vividos en el césped y el vestuario. La dedicatoria de aquel libro no se enfocó en sus padres. Tampoco en su esposa y sus hijos. Fue para el buen profesional del fútbol, al que Dunphy describió esta manera. Pasen y lean…

«Creo que el verdadero profesional es el auténtico héroe del deporte. Él no es necesariamente un gran jugador, o el mejor jugador del equipo, aunque puede ser ambas cosas. Su grandeza está más relacionada con su disposición que con su talento (…) Muchas de sus cualidades son invisibles desde la grada y las tribunas de prensa (…)

El buen profesional siempre acepta la responsabilidad, la suya y, cuando las cosas se ponen duras, la de los demás compañeros (…) Si estás en la mierda, después de conceder a tu rival uno o dos metros, acudirá a rescatarte para hacer lo que a los ojos de la gente parece una simple intercepción (…) Cuando tu equipo ataca, siempre estará dispuesto a recibir el balón, no cuando ganas 2-0 en casa o cuando pierdes 2-0 fuera de tu campo, sino cuando es necesario coraje moral (…)

En el ataque o en la defensa, en casa o fuera, en el barro de enero, en el viento de abril, en el calor de agosto, cada partido es un examen y hay muchas maneras de escabullirse, de evitar la responsabilidad con el equipo. El buen profesional nunca lo hace. A veces está exhausto, o desesperado, pero nunca fuera del partido, nunca en la lista de desaparecidos (…) Él es mi jugador. Él es el futbolista de los futbolistas».

Comments are closed.