Quisiera que esto dure para siempre

A un toque

Written by:

Views: 551

En el cuerpo de Diego Forlán, la tarde del 24 de julio de 2011 será eterna. Y hay razones de peso para no tenga fecha de vencimiento. Sus dos goles decoraron el título de Uruguay en la Copa América. Estos gritos le permitieron, además, dar el salto y alcanzar a Héctor Scarone como máximo goleador de la Celeste, con 31 festejos. Lo hizo a nueve años de su estreno con la camiseta del seleccionado. Y la corona de América, a su vez, redactó otro libro glorioso de su dinastía familiar. Ocurre que Forlán se dio el mismo gusto de su padre y su abuelo materno, ganadores de la Copa en el pasado. «El apellido quedará en el recuerdo de este torneo», destacó el delantero. Por eso, y mucho más, este día resultará interminable. Durará para siempre.

Comments are closed.