Las máximas del Ingeniero

A un toque

Written by:

Views: 825

Por tercera vez en su vida, Manuel Pellegrini pisará la Liga española. Ahora, dirigirá a Málaga tras aceptar el desafío del jeque qatarí Abdullah Al-Thani. “Es un proyecto distinto al de Villarreal y Real Madrid. Voy a ser más un manager que un DT”, explicó el Ingeniero. Y en este nuevo ciclo, repasará su manual de estilo. Ese que dejó ver en el cuestionario respondido para el libro El fútbol por dentro.

La libertad para decidir en ciertos sectores de la cancha donde hay que tener suficiente atrevimiento es parte de la rebeldía. La docilidad debe estar enfocada hacia la relación que debe existir entre el técnico y los jugadores, en la manera de llegar a un grupo. Y en eso, los futbolistas deben acatar. Al mismo tiempo, soy un convencido de que, para llevar esa autoridad, se debe hacerlo en forma natural”.

Desde mis comienzos hasta hoy, la función del DT cambió muchísimo. Años atrás, era el encargado de dirigir el equipo. Hoy es el encargado de liderar un grupo de jugadores para desarrollar un actividad mucho más competitiva y compleja. El jugador mismo ha ido mejorando en sus conceptos, siendo más exigente con su técnico y no ocuparse de la parte futbolística”.

“Estoy convencido que la verdadera incidencia de un DT en el rendimiento de un equipo es altísima. Por un más que uno sea un gran técnico, con malos jugadores no va a conseguir un título, pero sí mejorarlos mucho. Un plantel de buenos jugadores con un mal técnico podrá ganar alguna vez. Pero lo importante es ser la cabeza visible, marcar un camino y una conducción para que el plantel vaya mejorando mucho e identificarse con una idea”.

“Es importante tener un líder que lleve a cabo la idea del técnico. Siempre digo que hay muchas maneras de ganar y son todas positivas, y muchas maneras de jugar y son todas positivas, pero tiene que haber una conducción clara y una cabeza pensante y eso es lo que los líderes saben transmitir. Son clave los jugadores que se comprometen y apoyan la idea”.

“Los esquemas fijos no existieron nunca. Cuando la pelota empieza a rodar, ya los sistemas varían. Sí hay ciertas formas de jugar que puede ser hombre, puede ser en zona, distintas formaciones que después las menciona el periodismo al nivel técnico. Yo creo más en una formación cuando se defiende y otra cuando se ataca, que se va dibujando de acuerdo al sector donde esté la pelota”.

Comments are closed.