LA COPA (LIBERTADORES) ROTA

A un toqueSin categoría

Written by:

Views: 74

La mente creativa de Alberto de Gasperi unió las piezas de plata esterlina en un papel. Y las manos de 12 artesanos fueron las autoras materiales de la obra. Ocurrió en una joyería de Lima, donde el trofeo original de la Copa Libertadores tomó forma y asomó su silueta reluciente. Era 1959 y, de ahí en más, pasó de mano en mano. Gozó de noches memorables con distintos equipos del continente. Cielos con fuegos artificiales. Hasta que una parte de metal legendario se hizo pedazos en Manizales.

Los festejos de Once Caldas por el título copero contra Boca, en 2004, filmaron la caída y el fin del trofeo original. “Yo rompí la Copa Libertadores”, admitió el colombiano Herly Alcázar. ¿Cómo sucedió? “Ninguno de nosotros podía creerlo. Habíamos ganado la Libertadores, éramos campeones. El partido se había definido por penales y los de Boca no habían convertido ni uno. Después de que nos entregaron las medallas, vino la celebración en grande. Agarré la copa, la besé y empecé a saltar con ella. Pensé que era compacta, pero el muñeco de encima estaba sostenido sólo por un cablecito y las orejas parecían unidas por un pegamento”, dijo alguna vez el ex futbolista, en la revista Soho.

Ahí, entonces, el trofeo original vivió un momento inédito. Nada igual había ocurrido en más de 40 años. “El muñeco se salió por un lado, la tapa de arriba del balón se abrió y cayó una oreja. Cuando me di cuenta, le pasé la copa a Casierra y seguí con los festejos. En la emoción, lo que menos le importa a uno es si el trofeo se rompe o no. Uno puede seguir celebrando con solo media copa, como hicimos nosotros”, recordó Alcázar, autor de 115 goles en un currículum que incluyó etapas en Universidad de Chile, Jaguares de Chiapas y América de Cali, entre otros equipos.

Los pedazos del trofeo original fueron recogidos por un hincha de Once Caldas y los dirigentes del club le dieron una recompensa. La imagen consumió varias horas de programas y páginas de diarios. El ex delantero se lo tomó con calma. “Aunque se le hizo mucho bombo a la cosa, creo que no fue nada del otro mundo. El Once fue campeón de América, la copa fue reconstruida y asunto arreglado. Cuando me acuerdo, me da lo mismo que en ese momento: alegría y risa”.

Deja un comentario