LA CIENCIA Y LOS DATOS CAMBIAN LA DEFINICIÓN DE ‘VIEJO’ EN EL FÚTBOL

#LecturaRecomendada

Written by:

Views: 113

Por Rory Smith / Para The New York Times

Siempre se ha discutido la ubicación exacta del umbral. En el Manchester United, por un tiempo, estuvo lo suficientemente cerca de los 30 años como para que sirviera como un punto de inflexión natural. Una vez que los jugadores llegaban a esa edad, Alex Ferguson, el entrenador del club en ese momento, tendía a otorgarles un día adicional de descanso después de un partido, con la esperanza de que pudiera calmar sus cuerpos crujientes.

Arsène Wenger, del Arsenal fue un poco más matizado. Tenía una fórmula: una vez que los mediocampistas y delanteros alcanzaran la gran edad de 32 años, estaba preparado para ofrecerles extensiones de contrato de sólo un año. “Esa es la regla aquí”, dijo una vez. “Después de los 32, vas de año en año”. Hizo una excepción con los defensas centrales; podían firmar contratos que los llevaban hasta los 34.

Si bien el límite preciso siempre ha sido subjetivo, el consenso amplio y de larga data dentro del fútbol es que se encuentra en alguna parte. En algún momento temprano en la tercera década de los jugadores, cruzan el límite que distingue el verano del otoño, el presente del pasado. Y tan pronto como lo hacen, pueden considerarse oficialmente como viejos. Esa delimitación ha informado durante mucho tiempo tanto la contratación de jugadores como las estrategias de retención de jugadores de los equipos de toda Europa. La gran mayoría de los clubes, por regla general, se han adherido durante años a un principio simple: comprar jóvenes y vender viejos.

La adquisición por parte del Tottenham el mes pasado del mediocampista croata de 33 años Ivan Perisic, por ejemplo, fue la primera vez que el club fichó a un jugador de campo de unos 30 años desde 2017. El Liverpool no lo hacía desde 2016. El Manchester City no ha pagado por un jugador de campo mayor de 30 años durante casi una década. Los arqueros, considerados ampliamente por presumir de una mayor longevidad, son los únicos jugadores a los que se les concede una excepción. En cambio, los jugadores que se acercan al ocaso de sus carreras generalmente se ven como cargas que deben trasladarse. Este mercado de pases ha sido un buen ejemplo: el Bayern Múnich ha logrado alienar a Robert Lewandowski, de casi 34 años, al intentar (sin éxito) contratar a Erling Haaland, una década menor que él, como su heredero.

El Liverpool, por su parte, ha iniciado la labor de romper su conocido tridente ofensivo sustituyendo a Sadio Mané, de 30 años, por Luis Díaz, de 25, y sumando a Darwin Núñez, de 23, para suceder a Roberto Firmino, que cumple 31 en octubre próximo. Mientras busca renovar su plantel, el Manchester United lanzó un conjunto de jugadores, entre ellos Nemanja Matic, Juan Mata y Edínson Cavani, en un mercado ya saturado de veteranos, incluidos Gareth Bale y Ángel Di María.

El razonamiento detrás de esto, por supuesto, es sencillo. “Las demandas del juego están cambiando”, explicó Robin Thorpe, un científico de rendimiento que pasó una década en el Manchester United y ahora trabaja con la red de equipos Red Bull. “Hay mucho más énfasis en los sprints, la aceleración y la desaceleración de alta intensidad”. Se considera que los jugadores más jóvenes están mejor equipados para manejar esa carga que sus mayores.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de FC Barcelona (@fcbarcelona)

Sin embargo, igual de importante es que reclutar jugadores más jóvenes promete “más retorno de la inversión cuando buscás moverlos”, según Tony Strudwick, un ex colega de Thorpe en el United que también trabajó en el Arsenal. Los clubes pueden recuperar su desembolso, tal vez incluso obtener ganancias, con un jugador adquirido a los 20 años. Los que tienen una década más o menos son, en un sentido estrictamente económico, vistos como un activo que se deprecia rápidamente.

Esas dos ideas están, por supuesto, relacionadas y, por lo tanto, es significativo que al menos una de ellas pueda tener sus raíces en una lógica obsoleta. Según datos de la consultora Twenty First Group, los futbolistas mayores de 32 años juegan cada año más minutos en la Champions League. La temporada pasada, los jugadores mayores de 34 años (prácticamente ancianos, según el pensamiento tradicional del fútbol) representaron más minutos en las cinco grandes ligas de Europa que en cualquier temporada anterior de la que haya datos disponibles.

Más significativamente, eso no ha tenido un costo notable para su desempeño. “La edad tiene sus pros y sus contras”, dijo a The Guardian este mes el ex lateral derecho del Barcelona Dani Alves, ahora de 39 años y decidido a continuar su carrera. “Tengo una experiencia hoy que no tenía hace 20 años. Cuando hay un gran partido, los jóvenes de 20 años se ponen nerviosos y preocupados. Yo, no».

Los futbolistas mayores de 32 años juegan cada año más minutos en la Champions League, según datos de la consultora Twenty First Group. Incluso, los mayores de 34 años representaron en la temporada pasada más minutos en las cinco grandes ligas de Europa que en cualquier temporada anterior.

Tanto en la Champions League como en las principales competiciones domésticas de Europa, los jugadores mayores ganan más duelos aéreos, completan más regates, pasan con mayor precisión —si son volantes centrales— y marcan más goles. Más del doble de futbolistas mayores de 30 años figuran ahora en el modelo de Twenty First Group de los 150 mejores jugadores del mundo que los que aparecían en la misma lista hace una década. Los datos sugieren, muy claramente, que 30 no es tan viejo como solía ser.

Desde una perspectiva de ciencia del deporte, eso no es sorprendente. La idea de los 30 como un umbral de envejecimiento inmutable es anterior al interés del fútbol en el acondicionamiento: la generación actual de jugadores de 30 años, señaló Strudwick, puede ser la primera en «haber estado expuesta a la ciencia del deporte desde el comienzo de sus carreras».

No hay razón para suponer que envejecerían al mismo ritmo o al mismo tiempo que sus antepasados. “Mira la condición en la que se encuentran los jugadores cuando se retiran”, dijo Strudwick. “No han dejado ir sus cuerpos. Es posible que deban ser presionados un poco menos en la pretemporada, y su recuperación puede llevar más tiempo, pero desde un punto de vista físico y de rendimiento, no hay razón para que no puedan agregar valor a los 30 años”. Esa longevidad sólo se puede aumentar, dijo Thorpe, mediante mejoras en las técnicas de nutrición y recuperación.

Cuando estuvo en el Manchester United, recordó, “la regla general siempre fue que los jugadores mayores de 30 años tuvieran un segundo día de descanso después de los partidos. Se sintió intuitivamente como lo correcto”. Sin embargo, la verdad era que no siempre eran los jugadores mayores los que necesitaban el descanso. “Cuando lo investigamos, cuando miramos los datos -dijo Thorpe-, descubrimos que era mucho más individual. Algunos de los jugadores mayores podían entrenar y algunos de los más jóvenes necesitaban más descanso”.

A medida que ese tipo de conocimientos se han integrado más en el deporte, argumentó, se deduce que «más jugadores deberían poder hacer más más adelante en sus carreras». Luka Modric podría haber estado bromeando cuando le dijo a un entrevistador, antes de la final de la Liga de Campeones en mayo, que tenía la intención de jugar «hasta los 50, como ese japonés, [Kazuyoshi] Miura», pero ya no es tan absurdo como podría haber sonado alguna vez.

Que los clubes no parecen haberse dado cuenta que los jugadores mayores de 30 años, con raras excepciones, todavía parecen ser considerados una carga en lugar de una bendición, es, hasta donde Strudwick puede ver, ahora casi exclusivamente una cuestión económica. “El ciclo de vida de un jugador tiene forma de U invertida”, dijo. “Pero las expectativas salariales son lineales”.

Un enfoque más científico podría haber aplanado la curva descendente del gráfico de rendimiento de un jugador, o incluso retrasado su aparición, pero no puede eliminarla por completo. En algún momento, un jugador entrará en lo que Strudwick llamó la «fase de descenso». Lo único que ningún club quiere, que ningún club puede permitirse, es pagarle a un jugador un salario superior cuando llegue ese momento. Eso es lo que motiva a los clubes, todavía, a creer que a los 30 llega un umbral: no lo que pueden aportar los jugadores, sino lo que cuestan.

 

Comments are closed.