De galera y bastón

A un toque

Written by:

Views: 793

Es la hora señalada. El tiempo del cruce contra Paraguay, con el boleto a Brasil 2014 ahí nomás del mostrador. Y como en cada aterrizaje en Asunción, el recuerdo asoma desde el archivo. Inevitable. Ocurrió hace 20 años, en la ruta hacia el Mundial de Estados Unidos. Las expulsiones de Batistuta y Ruggeri, junto con el empate de Struway sobre el cierre del primer tiempo, habían complicado a la Selección. Tenía la pelota, frenaba la presión de Paraguay y esperaba el pie del nocaut. Y todo se cristalizó, entonces, a los 20 minutos de la segunda parte. En la mitad de la cancha, Fernando Redondo se hizo cargo del juego y apuntó al arco de Chilavert. La pared con Pepe Basualdo abrió aún más el camino y su definición le puso el autógrafo al 2 a 1. Fue su mejor obra con Coco Basile como DT de la Argentina. Su pincelada sublime en celeste y blanco. Y un retrato de la declaración de principios que, años después, le manifestó a Angel Cappa en su libro Hagan Juego: “A lo largo de mi carrera, gocé más o menos, pero nunca traicioné mi manera de entender el fútbol y, sobre todo, de sentirlo. Tuve más protagonismo, menos protagonismo, aunque siempre dentro de mi modo de jugar”.

Comments are closed.