Un grito de dolor

A un toque

Written by:

Views: 726

Basta enfocar los ojos en la escena para que un escalofrío recorra el cuerpo. Todo ocurrió en el partido entre Estudiantes Tecos y América en el Azteca. Y el protagonista Ramón Morales. El futbolista se luxó el codo y quedó con el brazo para el otro lado. Impresiona de sólo verlo. Ni imaginar su dolor. “Estoy enterado de cómo quedó mi mano, estaba media chueca”, contó Morales al retirarse de la clínica. Al final, no deberá ser operado por la lesión. Le alcanzará con un mes de inactividad y trabajos kinésicos. Según el propio jugador, la luxación del codo es un problema recurrente en su carrera. Menos mal.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=ZkvQAGElwfg&feature=related]

Comments are closed.