UN CAPITÁN DE LEYENDA

A un toque

Written by:

Views: 42

La segunda fecha de la Nations League dejó a un futbolista español en el centro de las miradas. Sergio Ramos convirtió por duplicado en el triunfo contra Ucrania 4 a 0 y esos festejos le permitieron superar una marca histórica. A los 34 años, llegó a los 23 festejos con La Roja y se transformó en el defensor más goleador a nivel de selecciones. En la lista superó a Daniel Passarella, el capitán que adhirió sus manos a la primera Copa del Mundo ganada por la Argentina. Un capitán de leyenda.

Hay algo para aclarar en este récord de Sergio Ramos: el marcador central español alcanzó esta cifra en 172 partidos de selecciones. Passarella, en cambio, logró su marca con menos rodaje en su cuerpo. El Káiser marcó 22 gritos en 70 encuentros. Su estreno fue contra la Unión Soviética allá por 1976, en aquel amistoso que Gatti se atajó todo bajo la nieve de Kiev. Poco más de un año después llegó su primer gol en celeste y blanco, en la derrota 3 a 1 contra Alemania en la Bombonera. Y el último fue contra Venezuela, en las Eliminatorias para el Mundial ’86. No sólo eso: también resultó el autor intelectual del grito que llevó a la Selección a México.

En su recorrido con la Selección, Passarella se dio el gusto de gritar campeón. El Káiser tomó la Copa del Mundo en 1978 y encendió el cielo del Monumental. Fue una luz en medio de la noche más oscura y sangrienta de la Argentina. El Flaco Menotti le dio el liderazgo de aquel seleccionado y, en cada testimonio, sus palabras retrataron elogios al defensor. Así lo demostró en el libro Por amor a la camiseta, del periodista Cristian Grosso:  “Daniel fue un capitán de lujo, siempre quería más. Parecía como si se hubiera impuesto, desde el lugar que ocupaba, un conducta muy especial. Primero en la fila, primero en esto, primero en lo otro y último en irse. Siempre me dio satisfacciones”.

 

 

Comments are closed.