Un canto a la discriminación

A un toque

Written by:

Views: 739

Por Gabriel Tuñez (*)

“No a la discriminación y sí a la inclusión”, se lee en una bandera extendida en lo alto de la tribuna Centenario del Monumental. La frase lleva una firma de tres letras: HUA, las siglas de Hinchadas Argentinas Unidas, una agrupación integrada por barras bravas de diferentes clubes que se conformó en 2010 para viajar al Mundial de Sudráfrica. En el césped, el seleccionado argentino apenas empata frente a Bolivia por las Eliminatorias. Los nervios empiezan a ganar al público cercano a la bandera, que no sólo cuestiona a los jugadores dirigidos por Alejandro Sabella, sino que también arremete contra los “bolitas”. El término despectivo y discriminatorio que se utiliza para agredir a los inmigrantes bolivianos en el país.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=qhfabggwFrU]

“El fútbol tiene un componente pasional que en los últimos años ha derivado, desgraciadamente, en agresiones de todo tipo. La cultura del ‘aguante’ que existe entre los hinchas genera esa constante búsqueda de agresión hacia la parcialidad rival”, analiza Santiago Pirolo, coordinador del Observatorio que posee el Instituto contra la Discriminación de la Nación.
A mediados de 2009, el Observatorio de la Discriminación en el Fútbol del INADI realizó un relevamiento en todas los estadios de Primera A, y entre las conclusiones mencionó que de las 25 canciones que, en promedio, entonaban los hinchas por partido, ocho eran discriminatorios.
“Hay que saltar/hay que saltar/el que no salta es de Bolivia y Paraguay” es uno de los cantos más repetidos en las canchas cada vez que Boca juega como visitante y la parcialidad xeneize, identificada desde hace décadas con la comunidad boliviana, se instala en la tribuna contraria.
La nacionalidad, sin embargo, no es el único componente discriminatorio incluido en los cánticos, porque también en ellos se hacen referencia a la diversidad sexual (“No somos como los putos de…, cagones, tira tiros”), a la condición social (“No tienen gas, no tienen luz, son los villeros de…”) y a la religión (“Lo dijo el tío -Héctor Cámpora-, lo dijo Perón, con los judíos hacemos jabón”).
“Tenemos la convicción de que es posible un fútbol para todos y en familia, pero como sociedad tenemos que trabajar bastante para lograrlo. Las universidades son instituciones de educación permanente que deben atender las necesidades sociales de la comunidad donde están inmersas”, considera Jorge Szeinfeld, director del Observatorio para la Prevención de la. Violencia y la Discriminación en Espectáculos Deportivos de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

[youtube=http://www.youtube.com/watch?NR=1&feature=endscreen&v=0KPAN1rOPDE]

La discriminación no sólo se presenta en las tribunas generales sino también en las plateas y los palcos VIP. Además, el nivel de agresión traspasa el alambrado para llegar al césped. El INADI abrió en abril pasado un expediente contra el goleador de Colón, Esteban “Bichi” Fuertes, que llamó “mogólicos” a varios jugadores de Racing, entre ellos Claudio Yacob. El delantero pidió disculpas durante una reunión que tuvo con las autoridades del organismo y se comprometió a colaborar en futuras campañas contra la discriminación en el fútbol. “Seguramente no quiso discriminar, pero lo hizo”, comenta Pirolo. El funcionario destaca que algunos periodistas pronuncian “muchas veces” comentarios ofensivos acerca de “la nacionalidad, la etnia e incluso la edad de los jugadores”. Por ese motivo, difundirá esta temporada una serie de recomendaciones a los cronistas y relatores para que no incurran en situaciones ofensivas.
Durante los torneos de verano, en tanto, el organismo concretó una campaña de difusión que incluyó la entrega de folletos a los espectadores y el ingreso de los equipos con banderas en las que se leyó “Por un fútbol sin discriminación”
En los últimos meses el Observatorio firmó convenios con la dirigencia de Independiente y Racing para fomentar el respeto por la diversidad y la inclusión dentro del deporte. La medida, que se repetirá este año con clubes como Boca y River, promueve la capacitación y formación de los asociados y trabajadores de ambas instituciones. Los acuerdos  buscan avanzar en la erradicación de la discriminación y la violencia en el fútbol, como también “planificar y ejecutar acciones concretas, dentro los estadios, las instituciones deportivas y los establecimientos escolares que de ellas dependen”, indica Pedro Mouratian, interventor del INADI.
El artículo 88 del Reglamento de Transgresiones y Penas de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) determina que se impondrán penas al club cuyos hinchas protagonicen acciones discriminatorias de cualquier tipo. Además, exige que el contenido del artículo sea leído por la voz del estadio, y faculta al árbitro a detener el partido cada vez que se dé una situación de ese tipo. Sin embargo, hasta el momento nunca fue suspendido un encuentro por este motivo.
La AFA es la única entidad que tiene el poder de policía para aplicar sanciones frente a estas acciones. Julio Grondona, su presidente desde hace 33 años, fue denunciado en 2003 tras decir en un programa televisivo que no había árbitros judíos en el fútbol porque a quienes profesan esa religión “no les gustan las cosas difíciles”.

(*) La nota fue publicada en la última edición de la revista Caras y Caretas

Comments are closed.