Fernando Redondo Tag Archive

#LecturaRecomendada

Agosto de 1993. Juegan Argentina y Paraguay por las Eliminatorias para el Mundial de EE.UU. Y el empate 0 a 0 deja a la Selección en un lugar incómodo. Queda sólo un partido para lograr el viaje en primera clase. O en todo caso, definir todo en el repechaje. Algo olfatea Osvaldo Soriano, futbolero como pocos escritores. Y se pregunta, premonitorio, si a Diego Maradona -por entonces habitante de la platea del Monumental- le gustaría conocer Australia. Pasen y lean esta crónica publicada por el Gordo en Página 12, a la espera de un nuevo cruce entre el seleccionado argentino y la Albirroja. Continue Reading

Written by:

Views: 59

Read More

Literatura hecha pelota

Algo sabía, Osvaldo Soriano. Sabía de La Patagonia, de letras y de fútbol, entre otras cosas. Su prosa y los destinos del cuero redondo se unían en sus columnas de Página 12. Y aquel martes 31 de agosto de 1993 activó las alarmas. Escribió en la contratapa del diario: “Como los colombianos tienen mucha diferencia de goles, hay que salir a ganar. Ahora bien, esta película está muy vista; ataque, desesperación, contragolpe del gordo Valenciano y pasaje para Australia (…) Si alguien está conforme con lo hecho el domingo es porque tiene ganas de comprobar si de verdad Indiana Jones es el goleador de Australia”. Continue Reading

Written by:

Views: 1013

Read More

De galera y bastón

A un toque

Es la hora señalada. El tiempo del cruce contra Paraguay, con el boleto a Brasil 2014 ahí nomás del mostrador. Y como en cada aterrizaje en Asunción, el recuerdo asoma desde el archivo. Inevitable. Ocurrió hace 20 años, en la ruta hacia el Mundial de Estados Unidos. Las expulsiones de Batistuta y Ruggeri, junto con el empate de Struway sobre el cierre del primer tiempo, habían complicado a la Selección. Tenía la pelota, frenaba la presión de Paraguay y esperaba el pie del nocaut. Y todo se cristalizó, entonces, a los 20 minutos de la segunda parte. En la mitad de la cancha, Fernando Redondo se hizo cargo del juego y apuntó al arco de Chilavert. La pared con Pepe Basualdo abrió aún más el camino y su definición le puso el autógrafo al 2 a 1. Fue su mejor obra con Coco Basile como DT de la Argentina. Su pincelada sublime en celeste y blanco. Y un retrato de la declaración de principios que, años después, le manifestó a Angel Cappa en su libro Hagan Juego: “A lo largo de mi carrera, gocé más o menos, pero nunca traicioné mi manera de entender el fútbol y, sobre todo, de sentirlo. Tuve más protagonismo, menos protagonismo, aunque siempre dentro de mi modo de jugar”.

Written by:

Views: 589

Read More