Que vengan los bomberos

A un toque

Written by:

Views: 660

Un día, en medio de un partido, Caruso Lombardi me dijo: ‘vos no me dés bola, soy farolero y le vendo humo a la gente'”. El árbitro Mauro Giannini, de poco rodaje en Primera, le puso fuego a su lengua e incineró al mediático entrenador de Tigre.

Comments are closed.