PEDRI, LA FURIA Y EL CONTROL

A un toque

Written by:

Views: 724

Por Geoff Hernández (@geoffhernandez)

1- La estabilidad, el sentido posicional y los sensores ofensivos del Barcelona de Xavi Hernández están en Pedro González. El fútbol, como la vida misma, tiene sus escogidos. Personajes casi sacados de la literatura antigua que ejercen el oficio con un brillo y una gracia distinta. Porque cada vez que la pelota toca los botines del 8, se activa un aroma de grandeza imposible de ignorar. Pedri es el mismo cuando hay turbulencias y cuando el vuelo va a velocidad crucero. Alfa y Omega. Ante el Rayo tocó 33 veces el balón. Hoy, 96. Repitan por favor el origen del primer gol del encuentro. Una pausa que sólo pocos pueden hacer en medio de un pressing colectivo infernal.

2- Sin ninguno de sus cuatro capitanes en el 11, el Barcelona salía a competir en una cancha durísima. Que el resultado no eclipse el hecho de que el año anterior, en 19 partidos como local, la Real Sociedad sólo recibió nueve tantos. Y mientras la fanaticada apenas tomaba sus puestos, una escapada furiosa por la banda, que resume en perfección lo que es Alejandro Balde como futbolista, gestaba el 0-1 con un remate de killer de Lewandowski.

3- Intuyo que la furia será una de las características distintivas del Barcelona de Xavi. Y el primer tiempo dictaminó las complejidades que conlleva empujar el partido a esa zona de transiciones salvajes. Por eso, al minuto cinco un error grosero de Frenkie De Jong se transformó en el empate de la Real Sociedad. Si se quiere jugar a velocidad de Premier League, también se debe poseer la precisión de un cirujano cardiovascular para soltar con exactitud el balón.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de LaLiga (@laliga)

4- Como decíamos la semana anterior, es en el caos donde se ve lo mejor de Frenkie. Cuando el rival se planta con un bloque en rondo cubriendo su zona, el temor a verticalizar (y equivocarse en el pase), la lentitud en la toma de decisiones y el mecanismo de protección de girarse y soltar con los centrales, desnuda a De Jong. Por eso, me pareció sorprendente que Pjanic no iniciase debido a lo exigente que era moverse entre el triunvirato de Zubimendi-Merino-Brais Méndez. Súmese otro mal partido del holandés.

5- El dibujo de Xavi- que por cierto no significa casi nada en el fútbol actual – fue de tres centrales, cuatro mediocampistas, un mediapunta falso y dos delanteros. Ferrán, centralizado. Dembélé, tallado en la banda. Y Lewandowski, en el área repleta de tiburones, rememorando lo que dijo la semana pasada en el pospartido: “En Alemania nunca vi a un equipo con seis defensores dentro de su propia área”. Le tocará adaptarse porque eso es lo que hacen los grandes.

6- Ronald Araújo se vio nervioso. Y cómo no estarlo. Es como si John Petrucci de un día para otro debiera dejar guardada la guitarra en su camerino, y comenzara a tocar el saxofón en Dream Theater frente a un público de 35.000 personas. No se le puede exigir perfección musical porque lleva 30 años siendo de los mejores guitarristas del mundo, no saxofonista. Y en medio de esta vorágine inhumana de las redes sociales parece haberse olvidado que Araújo es central. No importa lo que haga en Uruguay o lo que haga con Xavi. Su nombre se situó en la élite desplegando su superioridad física y táctica como defensor central.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MARCA (@marca)

7- En antítesis, Eric García y Andreas Christensen siguen siendo una pareja de centrales sólidos. Sin miedo a ir al campo abierto, con la mesura necesaria en sus pies a la hora de dar el primer pase, y protegiéndose mutuamente en el juego aéreo. A este combo le falta nada más y nada menos que Jules Koundé completando así una maqueta defensiva pluriforme, equilibrada y ajustada a lo que necesita el entrenador. Competencia pura y dura.

8- Take Kubo y David Silva disfrutaron muchísimo alimentándose de los errores y de los temores de Frenkie De Jong en la primera parte. Cada vez que recibían, estaban perfilados hacia el arco de Ter Stegen. Y con espacio suficiente para escoger quién sería su receptor. Isak y Brais Méndez tuvieron ocasiones para el 2-1, e incluso 3-1, pero como si estuviésemos metidos en una máquina del tiempo, se toparon con la versión 2015 de Marc-André.

9- El muro de Monchengladbach evitó la catástrofe en el primer capítulo. Velocísimo con los pies logró tener tres paradas deluxe, y por supuesto, su don añadido de siempre escoger correctamente con quién salir jugando le permitió mantener en partido al Barcelona en el momento más hostil del encuentro. Porque esto tienen los partidos que se definen con resultados amplios, a veces se olvidan rápidamente los momentos donde se estuvo cerca de resbalar en la cornisa. Notición para Xavi que MaTs al menos simule parte de su versión 2015. Infranqueable.

10 …y cuando inició la segunda parte, la profundidad de la plantilla blaugrana permitió reactivar la furia con nuevos elementos (Ansu y Raphinha), para sacudir la rítmica del juego y recuperar esa utopía con la que sueña hoy Xavi Hernández. La de golpear con furia, y controlar los partidos con posesiones llenas de sentido y precisión. Resta mucho trabajo por delante, pero ante un equipo exigente como la Real Sociedad, se vieron vestigios de la furia y el control.

11 Ansumane Fati es un designado del gol. Las críticas fueron como clavos en sus pies cuando decidió no operarse y prefirió un tratamiento más conservador. Xavi y el cuerpo médico dirigido por Ricard Pruna dijeron que recuperarán el nivel más alto del 10. Es difícil jugar al laberinto del futuro, pero habría que hacer las cosas demasiado mal como para que Fati no se convierta en otro pilar principal del Barcelona en el próximo lustro. Hoy danzó trajeado de fuego, y en apenas diez minutos, entregó dos asistencias y anotó un lindo gol precedido de un invento poético del nueve blaugrana.

12- Treinta y cuatro años cumple hoy Robert Lewandowski. Un enamorado de este juego que se ha sostenido en el tiempo repartiendo goles, y peleando en distintas atmósferas sin doblegarse. Doblete y asistencia con 46 toques de balón. Es una bestia que se nutre del error del rival y del don de sus compañeros. No hay bajones emocionales que influyan en contra de este competidor nato. Y en un proyecto que se sigue construyendo paso a paso, la presencia del nueve es la fe que mueve lo intangible.

13- Tres puntos vitales luego de una semana ruidosa en los alrededores del Can Barca. Aún hay casos administrativos que deben subsanarse, jugadores por inscribir, fichajes por completarse, pero en la pizarra de Xavi el plan sigue firme e inamovible: Construir un buque lo suficientemente sólido que pueda navegar en paz entre la furia y el control.

 

 

Comments are closed.