Noticias de un secuestro

Al ángulo

Written by:

Views: 798

Por Santiago Tuñez

Dijo Tata Martino en la sala de espera para el cruce contra Paraguay: “No es necesario cambiar la idea o la forma. La misma idea tiene las herramientas para solucionar los problemas que presentan los rivales”. Pues bien, algo quedó en claro después del empate en Asunción y la derrota contra Ecuador: la Argentina se movió sin coordenadas definidas en el comienzo de las Eliminatorias. Y de paso, extravió la hoja de ruta que la había llevado a la final de la Copa América.

Más allá de la ausencia de Messi, la Selección se mostró complicada y aturdida en ambos partidos. Cambió la prolijidad para abrir espacios por la dinámica de mitad de cancha hacia delante. Claro que ese vértigo fue confuso, porque Di María y cía. se caracterizaron por agachar la cabeza, acelerar a fondo y chocar contra sus rivales. Nada de paciencia. Nada de diseñar sociedades. Todo lo contrario. Sólo Pastore puso el freno y buscó conexiones, aunque resultó discontinuo en sus apariciones.

Si algo había dejado la producción del seleccionado en la Copa América, era una idea de juego. Es cierto que ese ADN faltó sin aviso en la final contra Chile, pero marcó el recorrido del equipo. Había posesión de la pelota, equilibrio en el mediocampo, profundidad del pase en los últimos metros y poder de fuego. De hecho, hace tres meses aplastó a Paraguay 6-1 en Concepción y anoche sólo le creó dos chanches claras. ¿Cuáles? El cabezazo de Tevez en el primer tiempo y la mala definición de Dybala sobre el final.

“Separarnos de las formas nos aleja de los resultados. Hay partidos que con un mal rendimiento se puede ganar, pero no creo que sea la maneraLa idea no se negocia”, subrayó Martino ante la prensa. Hoy, sin embargo, la Selección transita las Eliminatorias sin un estilo de juego. Quedó secuestrado en Chile… y debe pagar su rescate.

 

 

 

Comments are closed.