LISANDRO MARTÍNEZ, UN FUTBOLISTA CON SALIDA LIMPIA Y CONCIENCIA SOCIAL

A un toque

Written by:

Views: 682

Por Santiago Tuñez

Algo quedó en claro después de los triunfos contra Chile y Colombia: Lisandro Martínez pagó en efectivo los 180 minutos sobre el cuadrilátero verde. Su estreno como titular en Eliminatorias devolvió la imagen de un futbolista que no sólo pide un asiento en el avión rumbo al Mundial de Qatar, sino que también está listo para facturar cualquier despiste de Otamendi o Cuti Romero. En su envase de 1,75 metro de altura hay alto porcentaje de efectividad en los pases, conducción desde la defensa e inteligencia en la lectura del juego. Contenido de calidad garantizado.

Las cifras de ambos partidos resaltaron con tinta fluorescente una de las principales características de Lisandro Martínez. En la victoria contra Chile dio 36 pases bien sobre 45 (80%), y en el éxito frente a Colombia acertó 79 sobre 81 (98%). Más allá de la cantidad y eficacia aportada en ese aspecto, se vio también un defensor capaz de romper líneas, anticipar a los rivales y ser agresivo en las marcas. “Trabajé mucho para ser el jugador que soy. Trabajé en el detalle y en las situaciones de juego”, contó en agosto de 2020 en una entrevista con La Nación.

https://twitter.com/sudanalytics_/status/1488688198360383499

En ese crecimiento mucho tuvo que ver su ciclo en Defensa y Justicia, donde llegó a mediados de 2017, cedido por Newell’s, y coincidió con Sebastián Beccacece, un entrenador enfocado en el traslado de la pelota y salida prolija desde atrás. “Él nos daba distinta posibilidades desde el fondo para poder encontrar a nuestro hombre libre”, recordó meses atrás en diálogo con el diario Olé. En el club de Varela aprobó el Ciclo Básico Común (CBC) de los centrales modernos, fue subcampeón de la Superliga en 2019 y emigró al Ajax, que pagó siete millones de euros por su pase.

Allí, Lisandro Martínez completó la universidad, aunque la adaptación incluyó dificultades y tristeza. “En las primeras tres semanas la pasé horrible. Es totalmente distinto. Otra intensidad, otros controles, otros pases. Al principio me daban ganas de irme a llorar a mi casa. Me sentía mal”, recordó alguna vez sobre sus inicios en el Ajax. “Con Sebastián (Beccacece) trabajamos mucho en el tema del control y los pases. Y alguien podía fallar. Pero acá es muy difícil que un jugador controle mal la pelota y te de un pase mal. Me costó tomar el ritmo”, agregó.

Con la Selección, Lisandro Martínez se dio el gusto de lograr la Copa América de Brasil. Foto de Buda Mendes / Getty Images South America / Vía Zimbio

Nadie pudo frenar su evolución en Holanda, mientras asoma en el radar del Barcelona. Esta temporada, por ejemplo, sumó un 88,5% de acierto en el pase en la Liga Eredivisie y de los 18 partidos que estuvo en cancha, en 12 jugó los 90 minutos. Y en Champions League aún se recuerda un partido de alto vuelo contra Borussia Dortmund, donde dominó por completo a Erling Haaland. “Volvió a dar razones a los grandes de Europa para que se fijen en él, mostrando -una vez más- una gran jerarquía en la línea defensiva y con una prueba realmente exigente tomando la marca de Haaland, que nada pudo hacer ante el argentino”, publicó aquel día el diario Sport, de Cataluña.

La profundidad de su juego se observa, además, fuera de la cancha. A los 24 años, el futbolista nacido en Gualeguay evoca los tiempos en que junto a su familia vivió en la casa de su abuela, donde almorzaba al mediodía y cenaba «un té con un poco de pan a galletas». Y sobre todo, se compromete con sus acciones. Alguna vez defendió los derechos de la mujer, se mostró a favor de la legalización del aborto y el 24 de marzo de 2020 publicó una foto con la leyenda Nunca Más. “Digo lo que pienso y lo que siento”, respondió ante las críticas. Y concluyó: “Hay gente que me dice que me cuide con las cosas que digo, pero yo no milito en ningún partido político. Sólo me interesa estar cerca de la gente que lo necesita. Y como a nosotros nos sigue mucha gente futbolera, quizás con un mensaje podemos ayudar. Vivo la realidad”.

Comments are closed.