LAS LUCES DE ESTA CIUDAD

Al fondo de la red

Written by:

Views: 805

Por Geoff Hernández (@geoffhernandez)

1- Vaya misterio indescifrable son los segundos tiempos de la Argentina de Scaloni. Una moneda al aire que te lleva a angustiarte al borde de la silla o te hace disfrutar al máximo el desarrollo de un equipo que, en silencio y mucho trabajo, sigue uniendo los bloques de una construcción que ya tiene figura y fondo. Goleada y a semifinales.

2- Argentina pudo sellar la clasificación en los primeros 45 minutos. Fue superior a una Ecuador que sintió la presión del momento. Y que, también, intentó llevar el encuentro a un espectro más físico y de corte. Alfaro está al mando de una selección donde apenas está arrojando las bases, no tuvo una buena Copa América, como ha sido la constante en este siglo XXI, pero por momentos fue una piedra en los zapatos albicelestes.

3- Demasiados reveses consecutivos. Mucho sufrimiento postergado, y el miedo a la ilusión, llevó al hincha argentino a protegerse con el escudo de la mesura ante esta nueva semifinal. Pero en sus adentros saben que las luces que iluminan a este grupo son totalmente distintas a las de 2019. Por eso hay que creer. Porque una pequeñísima duda podría bastar para extender el dolor que viene desde 1993.

4- El Babadook de la Copa sigue siendo Brasil. Un monstruo de distintos rostros que es capaz de pisotearte, humillarte, y lucir invencible, pero que también aprendió a sufrir, y a no amilanarse ante las atmósferas oscuras. Por esta razón, son eternamente favoritos, aunque primero está Colombia.

5- El martes la selección se enfrentará primero a sí misma. Y después a una Colombia potente. Será una terapia frente al espejo donde medirá su crecimiento emocional y espiritual en los partidos grandes. Físicamente, llegan en un punto alto. La ausencia de Cuti Romero fue una puñalada en el corazón del grupo que está siendo sanada por un Pezzella correcto y siempre bien ubicado. Scaloni sigue confiando ciegamente en la doble función de Nico González por la banda. Le encanta. Y ayer jugó muy bien, pero no estuvo quirúrgicamente fino en la definición y eso es prioridad en las semifinales.

6- Leandro Paredes sufrió el partido. Le costó seguir el ritmo de Carlos Gruezo y Angel Mena. Esto es una mala señal, sobre todo porque ahora le tocará ir cara a cara contra un brutal Wilmar Barrios y un mejoradísimo Gustavo Cuellar; por esto, el señor Guido Rodríguez debe iniciar en el 11 titular.

7- Su ingreso y el de Di María le permitió a Argentina retomar las llaves del juego. Y esta es la mejor noticia. Porque hoy Scaloni cuenta con 14 jugadores que podrían ser indiscutibles en la alineación. Y cada uno de ellos le dan a Messi el apoyo, y la compañía necesaria para que el sueño esté cada vez más cerquita.

8- Porque Leo está en un nivel asombroso. Incluso mejor que en 2014. La confianza que transmite su rostro. La seguridad que siente por el grupo que le rodea, el gesto de cantar el himno nacional y el deseo de romper la maldición de una vez por todas, es la base que sostiene a un proyecto que parecía fallido y que con el correr de los días se ha solidificado como uno de los mejores 4 de Sudamérica.

9- En 1993, Argentina levantaría su último título internacional. Y si a usted le gustan las casualidades y las señales del ayer, le encantará saber que Colombia fue el rival en unas durísimas semifinales que les dio el pase a aquella final contra México que Batistuta definiría con un doblete.

10- Las luces de esta ciudad están encendidas, y la fe continúa intacta porque si hay un trocito de justicia en este ente llamado fútbol, el final de este largometraje podría ser majestuoso.

 

Comments are closed.